Perros Potencialmente Peligrosos (PPP)

Captura de pantalla 2017-05-08 a las 17.08.07

Para poder entender de qué hablamos cuando nos referimos a perros potencialmente peligrosos (PPP) debemos aclarar en primer lugar algunos conceptos:

El término peligroso proviene del latín y significa “que tiene riesgo o puede ocasionar daño”. Según esta definición un perro podría provocar daños o entrañaría riesgo para otros seres vivos o sus bienes de múltiples maneras; por ejemplo, cualquier perro que atravesara corriendo una carretera y ocasionara un accidente automovilístico podría considerarse peligroso, por el riesgo que supone de lesiones para los ocupantes de los vehículos afectados y de provocar daños importantes sobre los propios vehículos, por lo tanto, en ese caso, cualquier perro suelto sin control podría ser potencialmente peligroso. De igual manera, cualquier perro de cualquier raza pura o mestizo es capaz de infligir un daño a cualquier persona o sus bienes a través de su mordedura.

No obstante, eso no es lo que la sociedad actual entiende por perros potencialmente peligrosos. El concepto que actualmente se tiene de los PPP es muy diferente y en gran medida obedece al conocimiento de muertes a través de la prensa, sobre todo de personas y especialmente de niños, tras ser agredidos por determinados tipos de perros con gran potencia física y fuerza de mordida. Este tipo de accidentes graves han hecho que muchos países antes y después otros, España entre ellos, hayan desarrollado leyes para cubrir un vacío legal en ese tipo de cuestiones. El primer objetivo de esta legislación debería ser evitar o prevenir los accidentes causados por los perros pero, tal y como se ha desarrollado esta normativa y como veremos a continuación, su eficacia en ese sentido es muy discutible,  ya que únicamente regula la tenencia de perros de una tipología concreta como animales de compañía, con las consiguientes restricciones que conlleva para sus propietarios y para ellos mismos, dejando la denominación de PPP en otros casos a la subjetividad de los profesionales que deban identificarlos y registrarlos en los numerosos registros y censos municipales de todo el territorio español.

Legislación española

En España poseemos una legislación que regula la tenencia de perros potencialmente peligrosos; concretamente el Real Decreto 287/2002 de 22 de Marzo, por el que se desarrolla la ley 50/99 de 23 de Diciembre, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos. Más tarde se desarrolló el Real Decreto 1570/2007 de 30 de Noviembre, por el que se modificó el RD 287/2002, pero la parte de más peso al respecto de la regulación de los PPP recae sobre el RD del 2002. En algunas comunidades autónomas se han desarrollado otras normativas y ordenanzas al respecto, en la mayoría de los casos más recientes, que modifican la clasificación de razas que entran en la consideración de PPP, como pueden ser:

• La Comunidad Autónoma de Andalucía donde existe el Decreto 42/2008 de 12 de febrero, por el que se regula la tenencia de animales potencialmente peligrosos en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

• El Boletín Oficial de Cantabria también publica diferentes ordenanzas como la siguiente Ordenanza Municipal Reguladora de la Tenencia de Animales Potencialmente peligrosos.

• La Comunidad Autónoma de Castilla y León tiene el Decreto 134/1999 de 24 de Junio que, aunque previo al RD 287/2002, ya determina qué razas de perros deben considerarse como PPP en esta autonomía.

•  La Comunidad Autónoma de Cataluña donde existe el Decreto 170/2002 de 11 de Junio, sobre medidas en materia de perros considerados potencialmente peligrosos.

•  La Comunidad Autónoma de Extremadura incluye nuevas razas en la Ley 5/2002 de 23 de Mayo, de Protección de los Animales en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

•  La Comunidad Autónoma de Galicia dispone a tal efecto del Decreto 90/2002 de 28 de Febrero.

• En Melilla la normativa vigente se encuentra en el BOME NÚM. 4697 de 23 de Marzo de 2010.

•  La Comunidad Valenciana también tiene el Decreto 16/2015 de 6 de Febrero.

Existen también otros Decretos y Ordenanzas Municipales en relación a los PPP que hacen alusión únicamente a la creación de registros y censos autonómicos y a cómo deben censarse. Es el caso, por ejemplo, de:

• La Comunidad Autónoma de Castilla y León posee la ORDEN AYG/601/2005 de 5 de mayo, por la que se regula el funcionamiento y la gestión de la Base de Datos del censo canino y el registro de animales potencialmente peligrosos de Castilla y Léon, y se establecen las condiciones de identificación obligatoria de los animales de la especie canina, y se regulan las campañas de lucha antirrábica en Castilla y León.

• Las Islas Baleares con su Resolución de la Consejería de Agricultura y Pesca de 17 de mayo de 2006, por la que se crea el registro autonómico de PPP de las Islas Baleares (BOIB Num 7423-05-2006).

• Las Islas Canarias con el Decreto 36/2005 de 8 de marzo, por el que se crea el Registro Central de Tenencia de PPP (BOC num 60, lunes 28 de marzo de 2005).

• La Comunidad Autónoma de Madrid con su Decreto 30/2003 de 13 de marzo, por el que se aplica en la Comunidad de Madrid el Real Decreto 287/2002 de 22 de marzo y se crean los registros de PPP (BOCM de 9 de abril de 2003).

En todas estas normativas se definen los que se deben considerar perros potencialmente peligrosos con el objetivo de regular convenientemente su tenencia. Así pues, tras el desarrollo del RD 287/2002 de 22 de Marzo, de aplicación en todo el territorio español, se consideran PPP los siguientes tipos de perros:

1) Los perros incluidos dentro de una tipología racial que, por su carácter agresivo, tamaño o potencia de mandíbula, tengan la capacidad de poner en peligro la vida o la integridad física de las personas, de otros animales o de provocar daños relevantes en los bienes y, en todo caso, los ejemplares de las razas que figuran a continuación y sus cruces:

  • Pit Bull Terrier.
  • Staffordshire Bull Terrier.
  • American Staffordshire Terrier.
  • Rottweiler.
  • Dogo Argentino.
  • Fila Brasileiro.
  • Tosa Inu.
  • Akita Inu.

2) Perros que hayan sido adiestrados para el ataque.

3) Aquellos perros que manifiesten un carácter marcadamente agresivo y hayan sido objeto de, al menos, una denuncia por dicha circunstancia o que hayan protagonizado agresiones a personas o ataques a otros animales.

4) Los perros que posean las características siguientes:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

5)  Todas la comunidades autónomas incluyen las 8 razas que se reseñan en el RD 287/2002 como PPP pero, además, a estas razas se le añaden otras (conjuntamente con sus cruces) en algunas comunidades autónomas españolas obedeciendo a decretos y ordenanzas locales de la siguiente manera:

• En la Comunidad Autónoma de Andalucía hay que añadir a los perros de raza Doberman (ya que se les unen a esta lista por el Decreto 42/2008 de 12 de Febrero) y los de raza American Bully, una raza, esta última, procedente de Estados Unidos no reconocida como tal en Europa, pero originaria de las razas consideradas como potencialmente peligrosas en el Decreto 42/2008. Por tal motivo, la Consejería de Justicia, a instancias del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, consideró procedente en Noviembre de 2014 que los individuos pertenecientes a la raza American Bully fueran también inscritos en la sección de Animales Potencialmente Peligrosos del Registro Andaluz de Identificación Animal, siendo también de aplicación a los mismos los requisitos de tenencia contenidos en la normativa reguladora de este tipo de animales.

• En Cantabria su Ordenanza Municipal Reguladora incluye también entre los PPP a los de las siguientes razas: Boxer, Bullmastiff, Doberman, Dogo de Burdeos, Dogo del Tíbet, Mastín Napolitano, Presa Canario y Presa Mallorquín (Ca de Bou).

• En la Comunidad Autónoma de Castilla y León habría que añadir al Dogo del Tíbet por aparecer en el Decreto 134/1999 de 24 de Junio.

• En la Comunidad Autónoma de Cataluña hay que añadir las razas contenidas en el artículo 1 de la Ley 10/1999 de 30 de Julio, siendo éstas: Bullmastiff, Dogo de Burdeos, Mastín Napolitano, Presa Canario y Doberman.

• En la Comunidad de Galicia el Decreto 90/2002 de 28 de Febrero incluye a las razas: Bullmastiff, Doberman, Dogo de Burdeos, Dogo del Tíbet, Mastín Napolitano, Presa Canario y Presa Mallorquín.

• En la Comunidad Autónoma de Extremadura la Ley 5/2002 de 23 de Mayo incluye a las razas: Bullmastiff, Doberman, Dogo de Burdeos, Mastín Napolitano y Presa Canario.

• En Melilla se unen a la lista de PPP los pertenecientes a las razas: Dogo de Burdeos, Dogo del Tíbet, Mastín Napolitano, Presa Canario y Presa Mallorquín.

• En la Comunidad Valenciana el Decreto 16/2015 de 6 de Febrero incluye a las razas: Bullmastiff, Bull Terrier, Doberman, Dogo de Burdeos, Mastín Napolitano, Presa Canario y Presa Mallorquín.

Estas normativas obligan a los PPP a transitar por las vías públicas y por los lugares y espacios de uso público con cadena o correa no extensible e irrompible de 2 metros de longitud máximo en todo el territorio español y de 1 metro máximo en la Comunidad Autónoma de Andalucía, ya que el Decreto andaluz (42/2008) es aún más restrictivo, no pudiendo en ningún caso transitar por los lugares de ocio y esparcimiento de menores de edad, como los parques; además deberán llevar permanentemente en estos casos bozales adecuados a cada raza.

También los propietarios de este tipo de animales deben cumplir innumerables requisitos para poder conseguir una licencia para su tenencia de forma legal. Son leyes que limitan tanto a los perros como a sus propietarios, pero:

¿Consiguen realmente evitar los ataques graves de perros a otros seres vivos?.

A tenor de estas disposiciones legales, las diferencias principales entre un PPP y un perro que no atienda a esta consideración serían la capacidad para mostrar comportamientos agresivos y/o que pertenezca a alguna de las razas descritas o sus cruces, por lo que hay que tener muy claro qué significa y qué causas tiene la agresividad canina.

Agresividad Canina

En Etología podemos definir la agresividad canina como una respuesta ante un determinado estímulo consistente en la amenaza y/o ataque del perro dirigida hacia otro individuo de igual o diferente especie. También puede definirse como el comportamiento del perro cuyo objetivo es infligir un daño físico a otro individuo.

Los perros no manifiestan conductas agresivas sin razón, siempre existe una patología física de base o un estímulo desencadenante de esa conducta y, si alguna de estas dos condiciones no están presentes, el animal no tiene por qué presentar este tipo de conducta, lo que implica que la agresividad de los perros se produce normalmente en determinados contextos o bajo ciertas condiciones clínicas, por tanto, no se puede generalizar y decir que existen “perros agresivos” en sí mismos, sino sólo perros que reaccionan de forma agresiva en determinadas circunstancias.

Clasificaciones de agresividad canina hay casi tantas diferentes como autores, pero vamos a intentar clasificar los principales tipos de agresividad canina existentes para poder entender qué hace que los perros reaccionen de esa manera:

1) EN FUNCIÓN DE LA DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA:

1.1. Atendiendo al blanco de los ataques. 

1.1.1. Agresividad dirigida hacia personas.

  • Hacia personas de la familia.
  • Hacia personas desconocidas.

1.1.2. Agresividad dirigida hacia perros u otros animales.

  • Hacia perros u otros animales con los que convive.
  • Hacia perros u otros animales desconocidos.
  • Hacia perros o animales conocidos sin convivir con ellos.

1.2. Atendiendo al contexto en el que aparece la agresividad. El contexto son la serie de eventos, individuos y estímulos medioambientales presentes en el momento en el que el animal presenta la conducta agresiva.

1.3. Atendiendo a la postura del perro

1.3.1. Agresividad ofensiva.

1.3.2. Agresividad defensiva.

1.3.3. Agresividad ambivalente.

2) EN FUNCIÓN DE LA CAUSA DE LA AGRESIVIDAD:

2.1. Agresividad con causa orgánica. Este tipo de agresividad tiene origen en alguna patología orgánica o física del animal.

2.1.1. Por dolor (agudo, crónico o recuerdo de un dolor ya curado en una zona corporal concreta).

2.1.2. Por prurito intenso.

2.1.3. Por déficit sensoriales (sordera y/o ceguera).

2.1.4. Por trastornos endocrinos (hipotiroidismo, Cushing, Diabetes Mellitus, etc).

2.1.5. Alteraciones propias del SNC (tumores intracraneales, hidrocefalia, epilepsia, siringomielia, lisencefalia, enfermedades de almacenamiento lisosomal, etc).

2.1.6. Otras causas orgánicas de agresividad.

  • Enfermedades víricas (rabia o moquillo).
  • Enfermedades bacterianas (meningitis bacteriana).
  • Encefalopatías metabólicas (hepática o urémica).
  • Enfermedades tóxicas (intoxicación por plomo).

2.2.  Agresividad sin causa orgánica o puramente conductual.  La conducta agresiva en este caso tiene el origen en experiencias tempranas negativas, carencias de estímulos, frustraciones, estrés, miedo o traumas psíquicos de diversa índole e, incluso, en una marcada territorialidad. Suelen ser animales físicamente sanos pero que presentan inestabilidad emocional o psíquica por diversos motivos.

2.2.1. Agresividad por conflicto social. Esta agresividad se corresponde con la anteriormente mal denominada “agresividad por dominancia” (si la conducta agresiva estaba dirigida hacia las personas) o “agresividad competitiva” (si lo estaba hacia otros perros), y a la que también algunos autores denominan “agresividad por complejo de control” (esté dirigida hacia personas u otros perros).

  • Agresividad ofensiva por:
    • Protección de recursos.
    • Intrasexual (entre machos enteros).
  • Agresividad defensiva por:
    • Protección de recursos.
    • Miedo.
  • Agresividad por frustración.

2.2.2. Agresividad territorial o protectora.

2.2.3. Agresividad por depredación o depredadora.

2.2.4. Agresividad redirigida.

2.2.5. Agresividad durante el juego.

2.2.6. Agresividad maternal.

Es necesario saber también que la agresividad canina, y muy especialmente la “agresividad por conflicto social” que, como hemos visto, es la agresividad sin causa orgánica que hace que un perro agreda a una persona u otro animal en un contexto concreto (hecho éste que nos ocupa) no es algo que el animal adquiera únicamente por herencia de su material genético al nacer, sino que la genética del animal unida a los factores hormonales (principalmente las hormonas sexuales masculinas) sólo le confieren una determinada “tendencia” a mostrar una conducta agresiva.

La última parte de la ecuación, pero no por ello menos importante, es el aprendizaje que haga el perro en su entorno, y en esto tienen un papel importantísimo la socialización del animal con el resto de seres vivos con los que vaya a tener que relacionarse en su vida y el buen manejo por parte de las personas responsables del perro. Si a un perro con tendencia baja el entorno le es favorable para que aprenda a tener un comportamiento correcto desde que es cachorro, es prácticamente imposible que vaya a presentar una conducta agresiva dirigida hacia otros seres vivos.

En el caso de que un perro presente una  tendencia intermedia, el entorno y el aprendizaje que haga de él serán cruciales para que manifieste conductas agresivas hacia otros seres vivos o no y sólo en caso de  perros con una tendencia muy alta (por cruces inapropiados) el aprendizaje y el entorno serán los factores menos decisivos para que presente finalmente un comportamiento agresivo.

Por lo tanto, podemos deducir fácilmente que el factor primordial para que la mayoría de los perros manifiesten comportamientos agresivos hacia personas u otros animales es el mal aprendizaje que hagan durante toda su vida, que va asociado a una mala socialización desde cachorro (mala crianza) y a un mal manejo por parte de las personas con las que se relaciona.

TENDENCIA A LA AGRESIVIDAD = GENÉTICA + FACTORES HORMONALES

CONDUCTA AGRESIVA = TENDENCIA + APRENDIZAJE

En virtud de todo lo expuesto anteriormente, y muy especialmente de los factores que influyen para que un perro presente una conducta agresiva, es inevitable que surjan muchas dudas acerca de la eficacia de las leyes desarrolladas para la tenencia de los PPP:

1) ¿Puede desarrollar cualquier perro una conducta agresiva hacia otros seres vivos?

Cualquier perro podría desarrollar cualquier patología orgánica que hiciera que su conducta fuera agresiva e  inclusive, bajo determinadas condiciones adversas de crianza y manejo, cualquier perro podría manifestar comportamientos agresivos sin que hubiera una causa física subyacente. Algunos estudios demuestran la importancia de los factores que influyen en la agresividad canina hacia las personas, de manera que aunque un perro haya mostrado una conducta agresiva en alguna ocasión, existen otras muchas en las que no tiene por qué mostrarla y de igual forma, un perro que nunca se ha comportado con agresividad puede hacerlo bajo determinadas condiciones como ansiedad, miedo, tratos incorrectos, etc (1).

2) ¿Qué diferencia entonces a los actualmente considerados PPP del resto de perros?

La única diferencia entre las razas marcadas por las leyes existentes como PPP o sus cruces y el resto de perros de otras razas diferentes, es que un perro de cualquiera de estas razas podría provocar un daño mucho mayor sobre cualquier ser vivo que otras razas de menor potencia física y fuerza de mordida. Así, por poner un ejemplo, no sería igual la mordedura de un Schnauzer miniatura o de un Yorkshire Terrier o de un Caniche toy que la de un Pitt Bull Terrier, pero otros individuos pertenecientes a otras razas de gran tamaño y potencia de mordida, como podrían ser los perros de raza Gran Danés, Pastor Alemán, Pastor de Brie, Pastor Belga, Schnauzer gigante, Mastín español, Husky y un largo etcétera de razas no incluidas, también podrían provocar grandes daños físicos a personas u otros animales en caso de agredirles, y provocarles incluso la muerte.

La conclusión que se puede sacar de esto es que estas leyes únicamente consiguen que los propietarios de los perros considerados como PPP y sus animales sufran un agravio comparativo frente a los propietarios y perros de otras razas igualmente potentes físicamente y que no padecen las limitaciones que marcan estas normativas.

3) ¿Consiguen estas leyes evitar o prevenir los ataques graves por parte de los perros?

El hecho de que los perros de las razas que marca la ley como PPP en toda España sean perros de raza grande hace que, en muchas ocasiones, con el objetivo de utilizarles como medida disuasoria en las propiedades, éstos permanezcan en el exterior de las viviendas o en fincas o en naves e incluso encadenados (algo que marcan incluso algunas normativas en caso de que las medidas de protección o la fortaleza de los espacios que habitan sean insuficientes) y por lo tanto, que convivan menos estrechamente con el ser humano, exactamente igual que les ocurre a individuos de otras razas grandes no considerados PPP, lo que propicia una menor socialización con personas y otros animales, convirtiéndose en un factor predisponente a la conducta agresiva y un peligro para todo ser vivo que tenga que cruzarse en su camino o invada su territorio.

En el otro extremo, todos los perros que convivan más estrechamente con sus dueños en el interior de las viviendas pero que reciban frecuentemente un trato incorrecto a base de castigo verbal y/o físico, pueden llegar a agredir al propietario, a otras personas o a otros animales en el contexto adecuado. Tanto es así, que algunos estudios señalan la relación causal entre algunas variables ambientales y la respuesta agresiva de los perros, siendo algunas de estas variables ambientales la relación perro-dueño, la utilización del castigo físico con ellos, la permanencia en lugares externos de la casa y pasar un tiempo insuficiente con el propietario (2). Además, en caso de que alguno de estos perros de gran potencia física, perteneciente a alguna raza contemplada como PPP o no, sea abandonado supone un riesgo mayor para todo aquél ser vivo que encuentren a su paso, por lo que la ley no actúa sobre los factores predisponentes a la agresividad en los perros, sean estos de la raza que sean.

4) ¿Tienen estas leyes un impacto negativo sobre la idea que tiene la sociedad acerca de los perros reseñados en ellas?

El impacto social de las noticias publicadas en diferentes medios de prensa sobre las agresiones a personas por parte de perros pertenecientes a las razas señaladas por la ley, siendo que algunas ni siquiera se ajustan a la realidad (por ejemplo, la más reciente Muere una mujer en Madrid por las mordeduras de su perro, en la que la raza mencionada no pertenece ni tan siquiera a las razas designadas como PPP en la Comunidad Autónoma de Madrid), hacen que estos perros sean más temidos por la sociedad que otros pero, en cambio, apenas hay noticias de agresiones de otras razas de perros, cuando ya hemos visto que la conducta agresiva no es exclusiva de los PPP.

El hecho de que además, la ley señale una determinada tipología de perros como PPP afecta de tal manera que muchas personas evitan pasar cerca de estos perros cuando pasean por la calle con sus propietarios, por temor y desconocimiento, algo que no contribuye a que estos animales sean tratados como el resto de su misma especie y les mantiene al margen de la vida social, disminuyendo el contacto con la sociedad y evitando que puedan socializarse o habituarse a los humanos de igual forma que cualquier perro de otras razas, lo que podría provocar miedo y desconfianza en ellos, ambos factores predisponentes a posibles comportamientos agresivos en el futuro. Además, la obligatoriedad de que sean llevados permanentemente con bozal les otorga a su vez un aspecto que invita a que la sociedad les vea como “individuos agresivos y peligrosos”, lo que tampoco ayuda demasiado a su imagen.

Por lo tanto, el hecho de señalar en la legislación vigente en España a unas pocas razas determinadas y a sus cruces, a pesar de que se consideran también PPP  “aquellos perros que manifiesten un carácter marcadamente agresivo y hayan sido objeto de, al menos, una denuncia por dicha circunstancia o que hayan protagonizado agresiones a personas o ataques a otros animales”, no hace más que estigmatizarlas y criminalizarlas de cara a la sociedad, lo que provoca rechazo hacia estos perros y sus propietarios de forma frecuente e injusta, siendo en ocasiones incluso increpados cuando pasean con sus perros.

Todo esto también influye de manera cruel e injusta sobre la vida de muchos de estos animales que, cuando ingresan en una perrera o refugio donde se practica el sacrificio, suelen ser los primeros en ser eliminados porque cada vez menos personas deciden adoptarlos en base a todas las trabas y limitaciones legales por las que deben pasar para poder tenerlos como animales de compañía, aparte de que muchas personas los rechacen también por miedo a que sean realmente “perros agresivos”.

Existen estudios que indican que algunas de las razas señaladas por ley como PPP no son las que más accidentes graves provocan en las personas, como puede ser el Pitt Bull Terrier, al que exceden en número de agresiones otras razas pero, en cambio, ha adquirido una reputación injustificada de “perro peligroso” (3). Así, los perros indicados por las leyes como potencialmente peligrosos pasan a ser víctimas en vez de verdugos en la mayoría de las ocasiones, pues la clave radica en la tenencia responsable de los animales (4).

Otros estudios de la AVMA (American Veterinary Medical Association) explican el papel de las razas de los perros en las mordeduras dirigidas hacia las personas, dejando de manifiesto que las razas señaladas por ley no son ni mucho menos las únicas ni las que muerden más frecuentemente, aunque sí que pueden tener un papel en las agresiones graves, precisamente por el uso que les da el humano (peleas de perros) y por la mala fama que cobran entre las víctimas (5).

5) ¿Cómo se puede saber si un determinado perro pertenece a un cruce de las razas citadas en la legislación vigente española con cualquier otra y, por lo tanto, es también un PPP?

Miles de perros mestizos de gran envergadura se encuentran en perreras, refugios y viviendas de toda España. La única manera de saber si son producto de un cruce de alguna de estas razas entre sí o con otras para poder identificarles como PPP sería hacer un test genético a través de laboratorios concertados con las Administraciones, al igual que se hace para la emisión de informes oficiales de titulaciones serológicas antirrábicas en animales de compañía, pero:

¿Esto realmente se hace? La respuesta es NO.

¿Se podría determinar a simple vista? Nuevamente la respuesta es NO, ya que muchos individuos mestizos muestran características morfológicas que difieren mucho de una o de otras razas de las que provienen, la genética es a veces así de caprichosa, y ya no hablemos de si el individuo procede a su vez de mestizos de alguna de estas razas… Este punto parece que queda a merced de la subjetividad del profesional que deba identificar al animal para registrarlo, lo que a priori no parece muy apropiado para aplicar una ley que afecta y mucho al animal y a su propietario.

6) ¿Son ecuánimes estas leyes en todo el territorio español?

A esto se puede responder sin atisbo de duda que NO, ya que al menos en Andalucía los perros que contemplan estas normativas son aún si cabe más restrictivas y no permiten al perro separarse de su paseante más allá de 1 metro, mientras que en el resto de España pueden ir con una correa de 2 metros como mucho. ¿Son acaso más “potencialmente peligrosos” los perros residentes en esta comunidad que los del resto del país de las mismas razas?

Además, los propietarios de PPP deben obtener por ley una licencia para su tenencia legal, siendo uno de los requisitos imprescindibles para ello, acreditar que se ha suscrito un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros ocasionados por estos perros, tanto personales como materiales, cuya cuantía queda fijada mínimo en 120.000€ en el RD 287/2002 de 22 de Marzo de aplicación en todo el territorio español, habiendo en este punto también cierta variabilidad en esta cifra ya que nuevamente en Andalucía queda estipulada en un mínimo de 175.000€ por el Decreto 42/2008 de 12 de Febrero y en Cataluña en un mínimo de 150.253€ por el Decreto 170/2002 de 11 de Junio. Incluso parece que en Castilla y León el seguro de responsabilidad civil suscrito por el propietario de un PPP debería tener una cuantía de 180.000€, y sólo lo parece porque no hay una normativa que lo avale pero, en cambio, aparece en la página web del Colegio de Veterinarios de Valladolid.

Por si todo lo anterior fuera poco, hemos podido ver cómo varían las razas de PPP según la comunidad autónoma en la que residan, ya que cada una depende de sus propias normativas, así por ejemplo, el Boxer sólo es considerado PPP en Cantabria y el Bull Terrier sólo en La Comunidad Autónoma Valenciana, pero para el resto del país son perros que no conllevan ningún riesgo:

¿Cómo puede ser un mismo perro considerado como “potencialmente peligroso” en una zona del país, con todas las limitaciones y menoscabos que conlleva para él y su propietario, y no serlo en otras zonas del mismo?

¿Cómo es posible que para obtener la misma licencia la cuantía mínima del seguro de responsabilidad civil suscrito sea superior en unas zonas españolas que en otras?

A estas preguntas no se les puede encontrar ninguna respuesta lógica…

7) ¿Inciden las leyes en los puntos que deben para evitar agresiones graves de perros hacia otros seres vivos?

Está claro que el factor más decisivo para que un perro sea estable desde el punto de vista emocional es un buen aprendizaje y, en consecuencia, su crianza, socialización y manejo. Por lo tanto, no es entendible que una ley que pretende evitar agresiones por parte de los perros no incida adecuadamente en una tenencia responsable haciendo hincapié en los siguientes puntos:
– Evitando que se críen perros de forma descontrolada.
– Haciendo que sean socializados correctamente desde cachorros.
– Evitando la venta y adopción de perros a cualquier persona que no esté capacitada para educarlos adecuadamente.
– Controlando la esterilización sistemática de todos los perros que no vayan a reproducirse de forma legalizada, y especialmente los machos.
– Proporcionando a los propietarios de los perros la posibilidad de asistir a cursos acerca de cómo manejar y educar a los perros en positivo.
– Haciendo un seguimiento de los animales comprados y adoptados, evitando los abandonos y el uso que se les da.

En cambio, la normativa se centra en señalar una serie de razas como “potencialmente peligrosas”, cuando potencialmente peligrosos pueden ser todos los individuos de la especie canina, sean de una raza concreta o no.

Todo lo apuntado anteriormente habría requerido, para llevarse a efecto, un amplio arsenal de recursos y de mucho tiempo, por lo que entendemos que era más sencillo y rápido crear unas leyes que tuvieran el efecto de hacer creer a la sociedad que se estaban intentando frenar los accidentes graves debidos a agresiones de perros, todo un desatino. Los legisladores no debieron de tener en cuenta que para desarrollar las medidas adecuadas era necesaria la imprescindible colaboración y opinión de especialistas en la materia sobre la que iban a legislar, que es básicamente sobre comportamiento canino. El no haberlo hecho supone un absoluto despropósito que evidentemente podrá y deberá ser corregido.

 

BIBLIOGRAFÍA:

(1) Human directed aggression in domestic dogs (Canis familiaris): Occurrence in different contexts and risk factors.
(2) Factors associated with aggressive responses in pet dogs.
(3) Breed-specific legislation and the pit bull terrier: Are the laws justified?.
(4) Responsible ownership the alternative to breed banning, other restrictions.
(5) The Role of Breed in Dog Bite. Risk and Prevention.

 


  • María Teresa Alonso de Pedro Veterinaria de AVATMA Col. 1161 en el Colegio de Veterinarios de Sevilla.
  • Lina Sáez de Antoni, Veterinaria colegiada 1.498  en el Colegio de Veterinarios de Madrid, Secretaria de AVATMA.
  • José Enrique Zaldívar Laguía, Veterinario colegiado 1.499  en el  Colegio de Veterinarios de Madrid, Presidente de AVATMA.
  • Virginia Iniesta Orozco, Doctora en Veterinaria, Vicepresidenta de AVATMA
En representación de los de 450 veterinarios que forman parte de AVATMA

Descargar archivo Perros Potencialmente Peligrosos

(Imágenes obtenidas de Internet)

Un comentario

Los comentarios están cerrados.