ANÁLISIS DE AVATMA: OPINAMOS SOBRE EL PROGRAMA SALVADOS “STRANGER PIGS”

Los veterinarios podemos ser corporativistas, pero debemos saber dónde establecer los límites. Desde el momento en que, como mínimo, el bienestar de los animales explotados en las granjas, brille por su ausencia, nuestra profesión debe denunciarlo. Ha habido excepciones, pero como profesionales de la sanidad, que estamos en contra del maltrato animal, creemos que, como colectivo, hemos perdido de nuevo una oportunidad para demostrar a los ciudadanos que somos, de verdad, veterinarios.