El sufrimiento de los animales empleados en atracciones y desfiles

El objeto del presente informe es la puesta en evidencia del sufrimiento físico y emocional que pueden llegar a padecer varias especies animales que han venido siendo empleadas en festividades locales, tanto para cabalgatas y desfiles como en distintas atracciones para el público infantil. Se nos ha facilitado material gráfico consistente   en imágenes fotográficas y grabaciones   de vídeo de   los hechos acontecidos durante las pasadas fiestas de Navidad en Zaragoza, donde se utilizaron asnos y dromedarios para dar paseos a los niños en la Plaza del Pilar y en las que decenas de animales de diferentes especies (burros, caballos, ocas) fueron obligados a desfilar en la cabalgata de Reyes. En cualquier caso este informe puede aplicarse a los eventos festivos de este tipo que se celebren en cualquier localidad, independientemente del tipo de animales que se utilicen.

A lo largo de las últimas décadas se está concediendo una importancia creciente al trato que se supone deben recibir en general los animales por parte de la sociedad, y de ello se derivan las distintas normativas que sobre bienestar y protección animal han ido promulgándose sin cesar durante este período en las distintas Comunidades Autónomas españolas. Según la Ley 11/2003 de 19 marzo de protección de los animales en Aragón está prohibido “maltratar a los animales o someterlos a cualquier práctica que les pueda producir daños o sufrimientos innecesarios e injustificados”. Del mismo modo, está prohibido “someter a los animales a trabajos excesivos hasta el punto de que puedan producirles sufrimientos o alteraciones patológicas”. También se prohíbe “la utilización de animales en espectáculos, peleas, fiestas populares y otras actividades que impliquen crueldad, maltrato, sufrimiento, tratar de modo antinatural o contrario a sus necesidades fisiológicas y etológicas”

Si bien es cierto que en los últimos años se han producido grandes avances en lo que respecta a la legislación sobre protección animal, quedan aun grandes vacíos que deben ser resueltos con suma urgencia. La utilización de los animales para nuestro disfrute y diversión, puede y debe ser cuestionada desde un punto vista ético y de lo que se conoce como bienestar animal.

Cuando hablamos de bienestar animal nos referimos a:

El organismo en cuestión, dotado de un sistema neuroendocrino, es decir nervioso y hormonal muy similar al nuestro, debería no presentar alteraciones fisiológicas, es decir, sus manifestaciones emocionales no deberían diferir de las que presentan en condiciones normales.

El bienestar animal tiene que ver con las sensaciones experimentadas por ellos, esto es: la ausencia de fuertes sensaciones negativas llamadas en general sufrimiento, y la presencia de otras positivas, que suelen denominarse placer. Toda   evaluación del grado de bienestar animal debe centrarse en las mediciones de esas sensaciones.

La preocupación por el bienestar animal es el resultado de dos elementos: por una parte el reconocimiento de que los animales pueden experimentar dolor y sufrimiento, y por otra, la convicción de que causarles sufrimiento injustificado no es moralmente aceptable. Como veterinarios, consideramos que el uso de estos animales en espectáculos para simple entretenimiento es totalmente injustificable.

Cuando los animales están en su ambiente natural pueden expresar sus comportamientos normales, mientras que éstos se ven afectados cuando son obligados a permanecer en un ambiente artificial. Cualquier alteración que saque a un animal de su medio natural le producirá miedo y ansiedad, lo que llevará a su organismo a manifestar una serie de respuestas neurofisiológicas perfectamente estudiadas. El miedo es un poderoso causante de estrés.

El estrés se define como

“el conjunto de reacciones biológicas y psicológicas que se desencadenan en un organismo cuando se enfrenta con un agente nocivo, cualquiera que sea su naturaleza”, como “la situación de un individuo o de alguno de sus órganos o aparatos qué, por exigir de ellos un rendimiento superior del normal, los pone en riesgo de enfermar” o también como “cualquier tensión o interferencia que altera el normal funcionamiento de un organismo”.

Sabemos que a los animales, los factores estresantes ambientales son los que más les afectan. No nos cabe la menor duda de que podemos adaptar alguna de estas definiciones de estrés a lo que les ocurre cuando se ven sometidos al ambiente para ellos antinatural de una ciudad, con ruidos, luces artificiales y bullicio de la gente.

Un determinado grado de estrés estimula al organismo y permite que este alcance su objetivo volviendo a la normalidad tras el cese del estímulo. Pero cuando el estrés es muy fuerte o las defensas inadecuadas, puede producirse una alteración psicosomática o mental. Al mantenerse la tensión, se entra en lo que se conoce como “estado de resistencia”, estableciéndose entonces el disconfort, y, de continuar el factor estresante, se llega a un estado de agotamiento de los mecanismos de defensa fisiológicos, con la aparición de alteraciones funcionales y orgánicas. Nos parece que la situación a la que son sometidos los animales empleados en atracciones y desfiles va a provocar una respuesta por parte de su organismo, que se encuadra dentro de lo que se define como “respuesta al estrés”, y que dicha respuesta se verá condicionada tanto por la intensidad como por la reiteración de los estímulos estresantes. A la presencia de dichos estímulos aversivos, debemos añadir –entre otras variables– la previa del transporte hasta el lugar de la cabalgata o en el que se ubica la atracción de alquiler de asnos, en su caso. Estaríamos por tanto ante un conjunto de estímulos desagradables para los animales, que se van sumando desde el momento en que abandonan su lugar de origen.

No debemos hablar entonces solo de estrés, sino de diestres, que es el estado de disconfort que se presenta cuando la capacidad de respuesta del organismo ante situaciones estresantes se sobrepasa, o cuando el organismo en cuestión no se adapta a las mismas. Existen numerosos estudios que hacen referencia a un fenómeno que se produce en estas circunstancias, que es la inmunosupresión que se presenta en animales a corto y medio plazo cuando han pasado por situaciones estresantes, lo que les lleva a enfermar e incluso sucumbir antes enfermedades que no habrían tenido problema en superar si sus sistemas orgánicos hubieran estado al máximo de su capacidad defensiva.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los animales empleados en las actividades que estamos describiendo en este informe suelen emplearse reiteradamente para festejos y espectáculos, podríamos pensar que podría darse cierta adaptación de estos animales al repetirse una y otra vez el sometimiento a este tipo de estímulos aversivos a lo largo de su vida. En este sentido, se sabe que las reacciones de cada animal están regidas por la interacción compleja entre su constitución genética y sus experiencias previas. Por   ejemplo, animales con   experiencias previas de   manejo   rudo, las recordarán, y en el futuro, cuando sean expuestos a situaciones similares, podrán padecer un estrés aún mayor, con lo que su reutilización hará que sus experiencias negativas, causantes del estrés, se acumulen, pudiendo derivar en incapacidad orgánica para dar adecuadas respuesta a las mismas, lo que a su vez devendrá en un fracaso global de sus sistemas de defensa ante situaciones que les provocan miedo. Algunos científicos expertos en la disciplina de la neurociencia explican que es muy difícil erradicar una respuesta condicionada de miedo, porque eso requiere que el animal suprima el recuerdo del miedo mediante un proceso de aprendizaje. Así, un único suceso aterrorizante puede producir una respuesta condicionada de gran intensidad que es casi imposible de neutralizar. Por consiguiente, los animales sometidos a estrés agudo están en disposición de desarrollar un miedo crónico.

Los veterinarios somos los que podemos dar luz a cuestiones como la capacidad de los animales para sufrir o de sentir placer. El mundo científico, del que formamos parte, sabe que el dolor, el malestar y el sufrimiento son estados considerados como no placenteros o desagradables, y es por esto que todos los seres vivos se esfuerzan por evitarlos. Siendo el sufrimiento altamente desagradable, decir que los animales pueden padecerlo es sinónimo de decir que ciertos procedimientos que les son realizados o acciones que les son impuestas son inmorales. Incluso la comunidad científica se ha vuelto más sensible a lo largo de las últimas décadas. Por ejemplo, sobre la ética con respecto al trato que les damos y el mundo de la investigación con animales, ya se aplica el “PRINCIPIO DE ANALOGÍA”: se asume que aquello que es doloroso o desagradable para el ser humano, también lo es para los animales.

 Animales utilizados en cabalgatas

Decenas de animales fueron obligados a participar el año pasado en el desfile de la festividad de reyes de Zaragoza. A pesar de que   todos ellos pertenecían a especies domésticas (equinos, dromedarios y aves de corral), ninguno de esos individuos está adaptado a las condiciones antinaturales que les suponen desfilar y estar expuestos a golpes y caídas sobre el asfalto y a andar entre el gentío, la música, los gritos, las luces artificiales, los destellos de los flashes e incluso algún eventual elemento de pirotecnia. Una actividad de este tipo implica someter, a unos animales asustados, a un considerable estrés.

Partimos de la base ética (y legal) de que los animales no deben estar sujetos a actos que les supongan sufrimiento físico o psicológico, y deben recibir un trato que, atendiendo a sus necesidades etológicas, procure su bienestar.

Los animales que suelen emplearse en estos eventos pueden proceder de lugares muy variados. Algunos de especies más “exóticas”, como los dromedarios, pueden incluso provenir de cautividad en zoos o de ser explotados en circos. En cualquiera de los casos, suelen ser transportados durante largas distancias en remolques de camiones. Por tanto, el stress o sufrimiento al que se ven sometidos estos animales no se limita únicamente al momento del desfile, sino que debe ser considerado desde su origen: su introducción en los vehículos, su traslado, y finalmente el tiempo que transcurren recorriendo el duro asfalto de la ciudad entre el estruendo y el bullicio de la gente.

En el caso de las ocas, al tratarse las aves de animales especialmente sensibles, podemos decir que sufren el estrés de manera particularmente acusada y se adaptan peor a él. Cuando son expuestas a estímulos aversivos que no pueden predecir, pueden presentar estados de ansiedad o miedo, observándose en ellas manifestaciones conductuales como la vigilancia extrema, el aumento en el estado de alerta, y el incremento en la capacidad de reaccionar o reactividad (nerviosismo).

Una de las causas más frecuentes de estrés en las aves es el ambiente: cambios bruscos de temperatura, modificaciones en el entorno u horarios, ruidos, alboroto, presencia de personas desconocidas, alteraciones en el ciclo de luz-oscuridad o cualquier elemento que interrumpa patrón de sueño normal del ave. Esto último es importante resaltarlo, puesto que los desfiles o cabalgatas que se realizan en época invernal conllevan que los animales estén despiertos en un horario nocturno, completamente ajeno a sus biorritmos naturales.

Por último, destacar el hecho de que si estas aves anátidas son frecuentemente utilizadas para estos fines, y se las hace caminar a menudo sobre asfalto o suelos duros, están predispuestas a desarrollar, a la larga, pododermatitis ulcerativa, una lesión inflamatoria o degenerativa en la planta de las patas, muy dolorosa, que puede ir desde un enrojecimiento ó inflamación leve hasta un absceso de carácter crónico.

Uso de burros como atracciones infantiles

El pasado año, un grupo de asnos permanecieron 3 días en la Plaza del Pilar de Zaragoza. Se alquilaron para dar paseos a los niños. Estos recorridos duraban 20 minutos, y estuvieron trabajando, supuestamente, un máximo de 6 horas al día.

Sin embargo, todo indica que los animales que participan en este tipo de actividades no se encuentran en una situación de bienestar.

Para empezar, los burros van atados unos a otros con cuerdas. En las imágenes que nos han facilitado, hemos podido observar resistencia a moverse en algunos de ellos, que clavaban sus pezuñas en el suelo y tenían que ser literalmente arrastrados para reanudar la marcha. Tampoco están libres de recibir gritos de los niños o alguna que otra patada en sus costados, con la pretensión de que vayan más rápido.

El suelo pavimentado de la plaza tampoco es un firme adecuado para animales de pezuña, pues ésta está diseñada para el desplazamiento por suelo de tierra, lo que puede generar a los animales cierto grado de inseguridad al caminar.

Las imágenes observadas sobre lo ocurrido el año pasado muestran que uno de los burros se desplomó exhausto en el suelo, y tuvieron que hacer verdaderos esfuerzos para poder volver a colocarlo en pie, pues el animal puso una enorme resistencia a levantarse. Pensamos que es probable, que estos animales trabajen jornadas más largas de lo que a priori declaren sus propietarios y que los turnos de trabajo no sean estrictos, sino que dependan más bien de la cantidad de gente que esté dispuesta a pagar por el paseo.

Además, hay que tener en cuenta que estos burros no trabajan unos cuantos días aislados al año, sino que se pasan la vida siendo transportados de una localidad a otra para ser alquilados como atracción en fiestas locales, ferias, mercados medievales, etc. Por tanto, se ven sometidos al continuo estrés del transporte y a la itinerancia. El mero hecho de desubicarles de su lugar cotidiano de convivencia ya les produce algún grado de estrés. Asimismo, el transporte resulta en general para ellos una experiencia desagradable, pues no están fisiológicamente adaptados a dicha situación (subida y bajada a través de rampas, bamboleo del vehículo, baches del firme, temperaturas inadecuadas…).En este sentido, existen numerosos estudios científicos realizados en equinos durante el transporte por carretera que dejan claro el alto nivel de estrés que este tipo de situaciones provocan en ellos

CONCLUSIONES

Si nos atenemos a las consideraciones reflejadas en este informe, las prácticas a las que se ven sometidos los animales en las actividades que se han venido celebrando hasta ahora en su municipio, pese a no existir, aparentemente, violencia física, les producen un maltrato emocional, que provoca daños y angustia injustificada. En cualquier caso no se encuentran en un medio idóneo para manifestar su comportamiento natural cuando se ven introducidos en ambientes antinaturales como los que les rodean en los espectáculos en los que son utilizados.

Podemos afirmar, por tanto, que el escenario en que se desarrollan estas actividades con animales resulta incompatible con la preservación del bienestar de los mismos, y que por ello incumple la antes citada normativa (Ley 11/2003), que prohíbe “someterlos a cualquier práctica que les pueda producir daños o sufrimientos innecesarios e injustificados”, “someterlos a trabajos excesivos hasta el punto de que puedan producirles sufrimientos o alteraciones patológicas” y “su utilización de en espectáculos, fiestas populares y otras actividades que impliquen sufrimiento, tratarlos de modo antinatural o contrario a sus necesidades fisiológicas y etológicas”.

Consideramos que las administraciones locales deberían favorecer y potenciar las conductas cívicas y de respeto de la ciudadanía hacia los demás animales, especialmente entre los más jóvenes. Ello comienza por el compromiso de no volver a permitir el uso de animales en este tipo de espectáculos, empleando más creatividad para ofrecer alternativas éticas de ocio, que puedan ilusionar y divertir sin que decenas de individuos se vean perjudicados por ello. De lo contario, el mensaje que se está lanzando es antipedagógico para los niños, ya que se les da a entender que es lícito yadecuado obligar a los animales a hacer lo que deseemos para nuestra diversión.

Finalmente apuntar que el ser humano tiene una obligación urgente que incorporar aún a sus códigos de conducta: el respeto y la compasión hacía todos los animales. Estos deberán estar presentes de forma prioritaria en sus principios morales, lo que nos conducirá a dotarlos de una vida digna, de bienestar, y a no someterlos a maltratos ni a padecimientos innecesarios. Si somos capaces de adquirir ese deber como especie, habremos avanzado un largo trecho en el camino que nos lleve a dotarlos a derechos.

Firmantes del documento.

-Virginia Iniesta Orozco Profesora de la facultad de veterinaria de Cáceres.

-Rubén Muñoz Madrid. Profesor de la facultad de veterinaria de Cáceres.

-José Enrique Zaldívar Laguía. Colegiado 1499. Madrid.

-Ana Isabel Marín García. Colegiada 357. Cádiz.

-Fernando A Marín Segura. Colegiado 550. Alicante.

-Lina Sáez de Antoni. Colegiada 1498. Madrid.

-Inmaculada Manresa Elson. Colegiada 1650. Zaragoza.

-Inés María Rodrigo Monje. Colegiada 5189. Madrid.

-María Teresa Alonso de Pedro. Colegiada 1161. Sevilla.

-María Luisa Pastor Martinez. Colegiada 742. Guadalajara.

-Rafaél Luna Murillo. Colegiado 994. Master en Etología por la UCO.

-Esther Vicente Pareja. Colegiada 4110. Madrid.

-Natalia Jaraba. Colegiada 4387. Madrid. Master en comportamiento y bienestar animal.

-Esther Pérez Catalán. Colegiada 923. Toledo

-Alicia Campanero Heras. Colegiada 2000. Madrid.

-Fátima Hernández Balsera. Colegiada 1564. Murcia.

-Maria Canals Gúzman. Colegiada 1678. Cordoba. Master en Etologia clinica y Bienestar Animal por la UCM.

-Eduardo de la Serna. Veterinario no colegiado.

En nombre de los 430 veterinarios que forman parte de nuestra asociación.

descargar en pdf el informe

PROHIBIDO SU USO

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. PaulaRamos dice:

    Gracias por evidenciar el terrible sufrimiento que provocamos en los animales para alimentar nuestro ego. Es terrible que siga siendo necesario.

    Me gusta

  2. Pepe Terán dice:

    Puede que sea fallo de mi dispositivo, pero no consigo ver el PDF, el enlace parece vacío. Gracias.

    Me gusta

  3. Pitu Felsen dice:

    Hay que terminar con estos ‘espectáculos’. Toda esa gentuza que asiste son igual que los neandertales de Tordesillas (vergüenza de espana y de la humanidad).

    Me gusta

Deja un comentario para que nos llegue lo que pensáis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s