Informe tiro al pichón

INFORME TIRO DE PICHÓN

apoyar el informe en change.org

Introducción

Todas las variedades de palomas domésticas pertenecen al Orden Columbiformes, Familia Columbidae, y se cree que proceden de Columba livia, la paloma bravía. Otras especies salvajes de la familia Columbidae en Europa son la paloma torcaz (Columba palumbus), la paloma zurita (C. oenas), la tórtola común (Streptopelia turtur) y la tórtola turca (S. decaeto).

Las palomas domésticas se crían principalmente para participar en competiciones, y existen varias razas de exhibición. Las tórtolas también se crían como animales domésticos y varios avicultores y zoológicos crían especies exóticas. En algunas ocasiones se crían para la producción de carne.

Las crías se alimentan pocas horas después de eclosionar los huevos. Las plumas aparecen a los 6-7 días. El período en el nido se alarga hasta los 21 días. El plumaje se completa el primer mes, y la muda empieza a las 6 semanas. Los adultos mudan anualmente, principalmente en agosto-septiembre.

La madurez sexual se alcanza a los 5 meses, pero no se utilizan para criar hasta que tienen 7 u 8 meses. Las palomas son aves muy longevas y pueden llegar a vivir 15 años, siendo los machos más longevos que las hembras y éstas se vuelven progresivamente improductivas a partir de los 6 años.

La denominación pichón se utiliza para una cría de un mes de vida, aunque en este tipo de competiciones o concursos se utilizan animales de más edad.

La cría o alojamientos de palomas se realiza generalmente en grandes jaulones con otros ejemplares de la misma especie denominados palomares o en aviarios mixtos con otras aves. Estas aves necesitan espacio para poder volar y mantener así una buena condición corporal y un estado de salud óptimo.

Una instalación ideal debería mantener una temperatura, más o menos constante, siempre superior a 12ºC en invierno, sin humedad excesiva ni corrientes de aire y una buena ventilación. Las jaulas exteriores deben protegerse del ataque de depredadores, perros, gatos, zorros, ratas, rapaces, etc.

Las jaulas deben disponer de perchas de madera o ramas de diferentes tamaños situadas en distintos puntos donde las aves puedan posarse. También debe proporcionarse nidos donde las hembras pueden poner sus huevos e incubarlos con tranquilidad.

Las palomas pueden volverse muy agresivas en la época de cría, por ello, es necesario evitar la superpoblación. Además, así también se evita el estrés y la aparición de enfermedades.

La alimentación depende de la especie. Las que se crían para el tiro, son granívoras y se alimentan a base de mezclas comerciales de semillas y piensos formulados para ellas. A veces es conveniente suplementar dichas mezclas con vegetales, levadura de cerveza y correctores vitamínico-minerales.

Los requerimientos nutricionales varían según la especie, el tamaño del animal, la época del año, las condiciones climatológicas, el tipo de manejo, el estado reproductivo, etc. Las palomas ponedoras o en competición, al tener un mayor desgaste, deberían recibir dietas más ricas en grasas.

Los comederos deben situarse en sitios secos, donde la lluvia, la humedad y las heces no pueden corromper la comida. Ocasionalmente podemos aumentar el grado de bienestar de las especies granívoras esparciendo algunas semillas por el suelo para estimular su comportamiento natural de búsqueda de alimento.

El uso de bebederos automáticos o con válvulas es útil si se limpia con frecuencia, para evitar la contaminación del agua son las heces de las aves y el crecimiento bacteriano, de algas y protozoos. Las especies granívoras deben tener a su disposición gritt para facilitar la digestión de las semillas. Los suplementos cálcicos deben estar presentes ad libitum.

El manejo es una causa de estrés en todas las aves y las palomas no son una excepción. La forma óptima de coger a una paloma es agarrarla por el lomo con una o ambas manos cuando tienen las alas cerradas. Mientras se la sujeta, las patas de la paloma se colocan entre los dedos índice y medio de la mano derecha (si la persona es diestra) y con el pulgar se cubren las plumas primarias para que las alas se puedan mantener plegadas en la posición normal. La palma de la otra mano puede usarse para proporcionar más apoyo al pecho de la paloma. Nunca debe sostenerse a un ave solamente por las patas o las alas como es habitual en estos concursos. Otros métodos implican envolverlos en una toalla o taparle los ojos. El manejo que se hace de estos animales en este tipo de concursos resulta evidente que es inadecuado y causante de importante sufrimiento.

El control y tratamientos preventivos en grupos de Columbiformes son monitorización de las aves en cuanto a su condición corporal, alteraciones en la muda, ectoparásitos, aspecto de las heces; higiene, desinfección, desinsectación y desratización de los palomares. Examen veterinario que incluya exploración física, coprológico, citología, necropsias en animales muertos, revisión del manejo y la nutrición. Las vacunaciones pasan por la inmunización frente a Paramixovirus, Poxvirus y Salmonella y desparasitaciones contra Trichomonas, isosporas, helmintos y ectoparásitos.

El tiro de pichón

El tiro de pichón no es una modalidad de caza como aparenta ser por la actividad de uso de armas de fuego contra animales vivos. Recordemos que son animales domésticos, y la caza y sus modalidades se realizan siempre sobre animales salvajes. Así está contemplado en los Reglamentos y Normas que regulan a la Real Federación Española de Caza.

Sus prácticas las regula la Real Federación Española de Tiro al Vuelo. El Tiro a Vuelo es una modalidad deportiva, regida en España por la RFETAV y en el ámbito internacional por el Consejo Mundial de Federaciones Deportivas de Caza y Tiro (F.E.D.E.C.A.T) con sede en Madrid y reconocida por el Consejo Superior de Deportes.

Las funciones de la Real Federación Española de Tiro a Vuelo (RFETAV) son las que se especifican en los arts. 3 y 4 del Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, de Federaciones Deportivas Españolas y Registro de Asociaciones Deportivas.

Como otras entidades deportivas recibe subvenciones del Estado, concretamente del Consejo Superior de Deportes, en el año 2014, 18.533 euros y en 2015, 17.669,21 euros. Tienen un presupuesto en 2015 con unos gastos directos de 1.700 euros e indirectos de 93.011 euros. Todo ello puede consultarse en su web.

En el Reglamento general de Competiciones de la RFETAV en su artículo cuarto especifican las especialidades de tiro al vuelo:

  1. Tiro de pichón (viviente o artificial).
  2. El tiro de otras aves que se desarrolle con los elementos técnicos, medios e instalaciones contemplados en el Reglamento Técnico de Tiro de Pichón.
  3. Tiro a Vuelo Suelta.
  4. Tiro de Hélices (ZZ, FAN32 o cualquiera otra subespecialidad que puedan crear los organismos, entidades, o federaciones internacionales en los que está integrada la RFETAV).
  5. Aquellas especialidades o pruebas que puedan crear los organismos, entidades o federaciones internacionales en los que esté integrada la RFETAV.

En ninguno de sus Reglamentos, ni tan siquiera el reglamento técnico o normas que les corresponde por la actividad, existen artículos o recomendaciones para el bienestar de las palomas o aves empleadas en la actividad deportiva, lo que debería implicar a la administración correspondiente para que se contemple o bien se prohíba por vulneración de las leyes de protección animal vigentes. En realidad el bienestar de estas aves no es tenido en cuenta en esta práctica dado el fin que se les da.

Otra de las irregularidades no contempladas son las derivadas del uso de los pichones muertos y del tratamiento de los residuos resultantes, tanto en el aspecto SANDACH como del plomo como material contaminante que llevan los cadáveres. Recordemos que estos animales pueden ser portadores de enfermedades transmisibles al hombre y en el aspecto sanitario tampoco se contempla ninguna actuación en el caso de aparecer.

Normativa SANDACH:

Normativa sanitaria:

Es patente una total omisión de responsabilidad en cuanto a la procedencia, el mantenimiento y el manejo de dichos animales. Ni tan siquiera se contempla la actuación de una muerte sin sufrimiento en aquellas piezas que no mueren al ser abatidas y quedan vivas en el campo de tiro. Esto es algo que no podemos tolerar en pleno siglo XXI.

La manipulación de estos animales durante la competición vulnera todos los requisitos de bienestar animal contemplado en las normativas vigentes y en la que nadie se explica cómo pueden ser consentidas en connivencia con las administraciones.

Datos publicados en medios de prensa, indican que anualmente mueren o son heridas en estas prácticas, 200.000 palomas y 250.000 codornices, en las diferentes modalidades. Sólo en el Campo de Tiro de Jarapalo (Alhaurín de la Torre, Andalucía) murieron o fueron heridas, 7.000 en cuatro días de competición.

En alguna de las modalidades, a las aves se les arrancan las plumas de la cola (forman parte de las plumas de vuelo y su arrancamiento es un procedimiento extremadamente doloroso) para que no puedan maniobrar en el aire y ofrecer así una mayor dificultad a los tiradores a la hora de acertar con alguno de los dos disparos que pueden realizar por animal. Estas aves, cuando salen de las cajas, propulsadas por un sistema de aire comprimido, saltan, echan a volar y la mayoría de ellas no llega a alcanzar los dos metros de altura. La misma situación se produce cuando las aves son lanzadas desde los cañones.

 

 

En otras modalidades son lanzadas mucho más arriba mediante un cañón:

 

En otras son lanzados a mano:

 

Muchas de las aves abatidas sólo son heridas. Si caen dentro del campo de tiro, son, en ocasiones, pisoteadas, o recogidas y sacrificadas, y según dicen, posteriormente incineradas. Las que caen fuera de la instalación agonizarán hasta su muerte, sirviendo, en ocasiones, de alimento a diversos depredadores, suponiendo para éstos un riesgo potencial de intoxicación por plomo, si se utilizó munición de este tipo.

Incluso, responsables de la Federación, no dudan en pisotear a los animales heridos, como se puede ver en este vídeo:

 

 

En realidad, este tipo de prácticas están prohibidas en algunas comunidades autónomas, pero las autoridades competentes pueden autorizar a las sociedades de tiro, con el control de la federación, las competiciones. Solo las leyes de protección animal de Cataluña y de Canarias, no ofrecen lagunas en este sentido, estando estrictamente prohibida esta actividad.

Es evidente que tratándose de una práctica que provoca dolor y sufrimiento a las aves que se crían, hieren y matan para su desarrollo, debería ser abolida sin ningún tipo de excepcionalidad. Este padecimiento resulta evidente durante su crianza, su sistema de explotación, así como durante todo aquello que rodea la actividad de tiro y que concluye con su muerte.

Rafael A. Luna Murillo. Col 994. Master en Etología. Córdoba.

José Enrique Zaldívar Laguía. Col 1.499. Madrid.

Anabel Marín García. Col 357. Cádiz.

Alicia Campanero Heras. Col 2.000. Madrid

Virginia Iniesta Orozco. Profesora de la facultad de veterinaria de Cáceres.

Rubén Muñoz Madrid. Profesor de la facultad de veterinaria de Cáceres.

Lina Sáez de Antoni. Col 1.498. Madrid.

Carlos Nunes Gómez. Col 3.372 Madrid

Alfonso Bañeres de la Torre. Col 944. Navarra

Inma Manresa Elson. Col 1.568. Zaragoza

Alfonso Senovilla Labrador. Toledo.

Laura Almarcha Duesa. Col 1.857. Barcelona

Luis Royo Martín. Gijón

Natalia Jaraba Carrillo. Madrid

Inmaculada Fernández Freiría. A Coruña

Fátima Blanco. Col 959. Pontevedra

Pauli Pérez Fraga. Col 1.506. A Coruña

Dolores Lado Llerena. Col 808. A Coruña

Nuria Otero Queijas. Col 976. A Coruña

Rita Batalha Goncalves-Sousa. Col 1.856. Lugo

Juan Carlos Seco Filgueira. Col 763. A Coruña

Belinda Nunes Martínez. Col 1.502. A Coruña

María Gallego Canabal. Col 1012. Pontevedra

Judith Combarros Leal. Ourense.

En representación de los 408 veterinarios que forman parte de esta asociación.

 

FOTO DE “TRAS LOS MUROS”

 

 

CreativeModernDurable