Contestación a Doña Marta Nieto “Mi gata no es cuqui ni adorable”

Estimada Dña. Marta Nieto:

Nos levantamos hoy día 1 de Febrero de 2018 con una publicación suya en el blog de El País llamado “Animales y Cía.” que no puedo pasar por alto como veterinaria… aunque me lo he propuesto seriamente por si resultara una pérdida de tiempo, pero creo que hay ciertas cosas que no es bueno dejarlas pasar y confío en que usted sea una persona inteligente que sabe encajar críticas constructivas y rectifique o, al menos, no vuelva a cometer el mismo error porque todos tenemos una responsabilidad en la vida y los periodistas no están exentos de ella.

Me refiero en concreto a esa publicación que usted ha titulado “Mi gata no es cuqui ni adorable”.

Captura de pantalla 2018-02-01 a las 20.24.30

Quiero entender que el tono de la publicación se fue gestando en su cabeza como algo irónico, con toques de humor a modo de parodia y ciertas pinceladas de sarcasmo; pero no dejan de ser suposiciones mías, pues para que todo eso funcione en el sentido correcto hay que tener una marcada vis cómica y saberlo expresar en un texto escrito a la perfección para no inducir a error, cualidades estas que, a todas luces, usted no posee y el escrito podría igualmente ser tomado en serio por muchas personas, tanto de buena como de mala voluntad con los gatos, hiriendo sensibilidades en el primer caso y alentando actos de maltrato animal en el segundo caso respectivamente.

En una sociedad como la de hoy en día, en la que las sensibilidades hacia el maltrato animal y la falta de empatía con los animales no humanos crecen por momentos, mientras que por otro lado siguen existiendo cifras alarmantes de maltrato y abandono animal, ¿en qué momento se le ocurrió que podría estar bien hacer un mal chiste de esto?, ¿no contempló el riesgo que conllevaba de incitación al maltrato animal?. De hecho, si usted hubiera escrito el artículo en serio estaría haciendo apología del maltrato animal y, más concretamente, del abandono de gatos… Pero ¡menos mal a que era en tono de mofa!

Muchas personas que han leído su artículo en el blog creen que va en serio, se deduce fácilmente de los comentarios que le han escrito. ¿Y si con ello da alas a alguien que ya piensa que los gatos son seres malos?, le aseguro por mi profesión que existen personas así, quizás usted antes no lo supiera y como dicen por ahí “la ignorancia es muy atrevida”, pero sí que seguro debe de conocer que todos los años se abandonan muchos miles de animales en España.

No sé si tampoco conoce usted que los gatos son unos animales que, por desconocimiento humano sobre de la especie felina, siempre han  sido maltratados… y aún hoy en día siguen ocurriendo estos actos lamentablemente, por lo que hacer humor con su maltrato es un tema extremadamente sensible y delicado, directamente para ellos e indirectamente para los amantes de los gatos.

Este artículo induce a error, confusión y ayuda a corroborar en la mente de ciertos individuos ignorantes o poco empáticos con los gatos que éstos son seres diabólicos que actúan como lo hacen para fastidiarnos… Flaco favor le hace usted a los pobres animales que caigan en este tipo de manos.

De cualquier manera, los periodistas también tienen obligaciones morales y deben tratar sus artículos con una ética escrupulosa, siendo esta una condición sin la cual no existe una buena práctica periodística. ¿Qué sería del mundo si cada cual campara a sus anchas sin mirar si perjudican a alguien sus actos?, ¿se lo ha preguntado alguna vez? Dándole un toque de humor a mi nota, pues yo tengo mucho humor igual que usted, le añado el Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, por si a usted se le ha olvidado o no ha tenido tiempo de leerlo aún con todo el trabajo que le da su gata Código Deontológico FAPE. En el mismo tono humorístico, le pongo también el enlace a un artículo sobre ética y periodismo publicado en el mismo medio en el que usted escribe y que, seguramente, tampoco ha tenido acceso a su lectura porque su gata le ha debido destrozar el ordenador en una de sus  incontables diabluras Ética y periodismo.

Dejando atrás el tono jocoso, confío en que usted es una buena periodista y sabrá rectificar su error, pues los animales en España desde el año pasado se consideran “seres sintientes” y no cosas, algo que también se publicó en el medio en el que usted escribe, por lo que considero que también debería usted tener en cuenta en sus escritos el daño indirecto o directo que pueden causar sus palabras si son malinterpretadas Los animales dejan de ser cosas.

Permítame una sugerencia desde la perspectiva que me otorga mi profesión, pues no soy quién para dar consejos, cuando vaya a escribir usted sobre animales no humanos no se olvide de que también es otro animal, aunque de especie diferente, y luego escriba verdades serias que realmente les ayuden en su vida diaria.

Deje usted la parte cómica a los profesionales del humor, por favor.

Atentamente

Mª Teresa Alonso de Pedro

Veterinaria especialista en Medicina del Comportamiento y miembro de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal)