El Colegio de Veterinarios de Madrid, elimina su premio taurino.

Resultado de imagen de premio al mejor toro colegio de veterinarios de madrid

Tras la petición cursada por AVATMA, el Colegio Oficial de veterinarios de Madrid y por acuerdo de su Junta Directiva, ha decidido eliminar el premio que otorgaba desde el año 2002, al “mejor toro de la feria de San Isidro” o “mejor ganadería”, y que era entregado a su ganadero. La justificación de este galardón era el estimular a los ganaderos a trabajar con la mayor dedicación y rigor en la genética, selección, alimentación, manejo, sanidad y bienestar de las ganaderías para obtener un animal en unas condiciones óptimas, que se preste a un espectáculo cada vez de mayor calidad. 

La decisión se hizo pública en la Asamblea General de colegiados celebrada el día 22 de febrero. El Colegio de veterinarios de Madrid reconoce que este tipo de vínculo con el mundo del toro ha perdido su sentido en la actualidad.

Desde AVATMA agradecemos esta decisión, considerando que desde los colegios de veterinarios y desde el Consejo General de Colegios de Veterinarios de España, no se puede premiar este tipo de maltrato animal, aunque sea legal y esté considerado Patrimonio Cultural.

Editamos: el presidente del Colegio de Veterinarios de Madrid niega ahora que la decisión tomada tenga que ver con la petición que le hicimos desde nuestra asociación. Dice que se la hicimos hace 4 años. Parece que quiera afirmar que la idea ha sido ocurrencia suya, y no es así. Parece que de nuestro escrito alguien ha deducido que dicha petición por nuestra parte, y que ahora se ha contemplado por parte de la Junta Directiva del Colegio, es de hace pocos días, y en ningún momento hemos hecho esa afirmación. Sostenemos que esa petición se hizo desde AVATMA, de modo oficial y mediante un escrito que fue leído en la Asamblea General que se celebró en febrero del año 2015 y que, según nos comentaron, tuvo una buena acogida. Han pasado por tanto 3 años hasta que ha sido tomada en cuenta por su Junta Directiva. Su decisión se hizo pública en la Asamblea de febrero de 2018.

Además, y como queda demostrado en el documento al que hemos hecho referencia, en nuestra solicitud se abría la posibilidad de que fuera una decisión consensuada entre todos los colegiados. Éste es el texto que se envió:

RUEGOS Y PREGUNTAS. ASAMBLEA GENERAL DEL COLEGIO DE VETERINARIOS DE MADRID. 26 DE FEBRERO DE 2015

  1. Dado que el tratamiento de la tauromaquia y la implicación de los veterinarios en dicha actividad genera en nuestro colectivo diferencias y confrontaciones, rogamos tengan en consideración la siguiente propuesta:

Eliminación del premio que nuestro colegio otorga anualmente al mejor toro de la Feria de San Isidro en cuanto a sus características zootécnicas y de comportamiento. Pese a que se sostenga que dicho galardón premia, hasta cierto punto, la labor de los veterinarios en el campo de la ganadería de lidia, la demostración de las características premiadas se produce en un marco de inequívoco de maltrato a este animal como es su lidia con independencia de que ésta esté reglamentada.

Desconociendo cómo se puede plasmar la propuesta, otorgamos al colegio de veterinarios de Madrid la manera de arbitrarla para que sean todos los colegiados que estén interesados en dar su opinión al respecto, los que decidan sobre la propuesta. Se podría hacer mediante una consulta por vía internet en la que se hiciera constar nombre y apellidos, número de colegiado y número de DNI, con una pregunta tipo en la bastara un sí o un no como respuesta. La posibilidad de realizar dicha consulta de forma presencial, o en una asamblea como la que hoy se celebra, consideramos que no sería vinculante por la dificultad que supondría para muchos compañeros asistir a la misma, con lo que el número de opiniones no sería lo suficientemente representativa del sentir de nuestro colectivo sobre la cuestión planteada.

  1. Siguiendo con lo argumentado anteriormente, rogamos la eliminación de cualquier alusión a la tauromaquia en forma de cuadros que adornan nuestras instalaciones, o de exposiciones que tengan como protagonista dicha temática en las dependencias del colegio, ya que en ellas no se recoge ninguna actividad que competa a los veterinarios en este campo, que es la de su trabajo en las ganaderías de lidia o durante los espectáculos. Si la Junta lo considera oportuno, este ruego podría ser también sometido a la votación de los colegiados aprovechando la consulta a la que se ha hecho alusión en el punto 1.
  2. Ante la creciente preocupación por parte de los clínicos veterinarios de animales de compañía sobre la problemática sanitaria que se deriva de la importación de perros de los países del Este de Europa, y haciéndome eco de dos casos de rabia detectados en cachorros de este tipo que provenían de un criadero de Bulgaria, que se detectaron en Holanda, además de los numerosos fraudes en las reseñas de estos animales (falsedad en la fecha de nacimiento, falsedad en los apartados de vacunaciones, cambios de documentación de pasaporte expedido en su lugar de origen, a cartilla de la Comunidad de Madrid…) e incumplimientos de las normativas europeas que nos encontramos a diario en nuestros centros de trabajo, propongo:
  3. Creación de una oficina dentro de nuestro colegio para la recepción de las irregularidades detectadas en las clínicas, que serían documentadas adecuadamente, para que desde nuestro provincial puedan ser cursadas las denuncias oportunas al organismo competente en la materia como puede ser el Ministerio de Agricultura. Me ofrezco como parte interesada a poner en marcha dicha oficina de recepción de datos con la colaboración del colegio. Se podría crear una oficina virtual con un correo electrónico para recabar la información. La desprotección de los consumidores que adquieren perros y gatos de estas características en las tiendas de mascotas es evidente, por lo que urge tomar medidas tendentes a evitar este tipo de estafas que redundan en las numerosas enfermedades de curso agudo y de carácter congénito que presentan estos animales, algunas de ellas con carácter de zoonosis.Madrid. 24 de febrero de 2015.José Enrique Zaldívar Laguía. Colegiado 1499.

Ya existía un precedente: el 24 de enero de 2011, a petición de una serie de colegiados, miembros de AVATMA, se eliminó el trofeo al mejor toro de Fallas (Toro de Oro), mediante votación en la Asamblea General de aquel año.

Volvemos a editar:

Desde la Asociación de Veterinarios Taurinos de España (AVET) se ha redactado una nota de prensa en la que, en otras cosas dicen:

La imagen puede contener: texto

Que un colectivo, que representa a un mínimo número de veterinarios, se manifieste en estos términos, no debería ser admitido por los representantes del Colegio de Veterinarios de Madrid. Decir que la Junta Directiva ha cedido ante las presiones de un grupo en detrimento de otro, el suyo, que trabaja en la legalidad, es no haberse enterado de nada, es decir, de que la profesión veterinaria, en su más amplía mayoría, no es taurina, sino todo lo contrario, y de que la sociedad también lo es. Añaden que tienen miedo a que esto suponga una tendencia que lleve al menosprecio de una parte de nuestra profesión, de ellos. Vuelven a pecar de desconocimiento, porque deberían saber que su labor ya está muy cuestionada por un amplio sector de la población, y sería recomendable que empiecen a preguntarse la razón. En algo estamos de acuerdo: el colegio es de todos, y por eso deben entender la retirada del premio taurino, que todos los demás, que también estábamos y estamos representados, hemos soportado durante 16 años. Todas las profesiones cambian, y la veterinaria no iba a ser una excepción. Un profundo cambio en la consideración de los animales por nuestra parte y por parte de la sociedad, es la que nos ha llevado a que hoy exista una asociación como la muestra, AVATMA, que cuenta en la actualidad con 510 socios, y a que la suya cuente cada día con menos espectáculos en los que trabajar, que sí, que serán Patrimonio Cultural, pero también son maltrato animal, aunque sea legal.

En realidad el debate de si se nos han hecho caso o no,  a estas alturas, y leído lo que hemos leído, carece de importancia. En realidad “nos da igual” que  la Junta Directiva del colegio diga ahora que su decisión no tiene nada que ver con nuestra petición, que hicimos de forma oficial hace tres años. Ellos sabrán. En realidad lo único que importa es que el Colegio de Veterinarios de Madrid ha eliminado un premio incoherente con nuestra profesión en el año en el que estamos, aunque luego, seguramente por la presión recibida, haya tenido que matizar e incluso abrir la puerta a un posible galardón al bienestar animal en las ganaderías de lidia. ¿Bienestar animal en ganaderías de lidia?

En realidad lo único importante es esto:

“Nuestra posición responde exclusivamente al hecho de que el Trofeo Taurino había agotado en sus últimas ediciones su trayectoria con escasísimo impacto social  y mediático y cuya esencia no sintoniza ya con el sentir de la mayoría de los colegiados y de gran parte de la sociedad actual”.