Arrastre en las Islas Canarias: ¿DEPORTE o MALTRATO ANIMAL?

Recomendamos el visionado de estos documentos gráficos antes de iniciar la lectura del informe.

Álbum fotográfico. Competiciones. Exhibiciones. Ferias de ganado. Romerías. Explotaciones de las razas Canaria y Palmera.


Introducción

Comenzamos con una cita que por sí misma y sin más comentarios explica de alguna manera el tema que vamos a tratar en este informe. Decía el actual presidente de la Federación de Arrastre Canario, citando a su predecesor:

“Las vacas tienen derecho a trabajar, por eso van al campo, tienen derecho a hacer deporte y por eso van a los arrastres, y tienen derecho a divertirse y por eso van a las romerías”.

 

Hace unos meses publicamos un informe sobre el arrastre de piedra con bueyes en Euskadi, y ahora nos toca trasladarnos a las Islas Canarias para poner en evidencia lo que hay detrás de una actividad parecida, y que está catalogada como deporte por su Gobierno Autónomo. De hecho existe un organismo que se denomina “Federación de Arrastre Canario” que se creó en 1998 (1996). Existen algunos clubes de esta modalidad deportiva creados hace algunos años más, antes de que se fundara la mencionada federación. Las Federaciones de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradiciones Canarias están reguladas por una Orden de 1996.

Los arrastres se realizan en tres islas: Tenerife, Gran Canaria y La Palma. Este deporte tiene un reglamento que regula esta práctica y que define el arrastre de ganado canario (“Jalada”) como: un deporte autóctono y tradicional en las Islas Canarias que consiste en el traslado de diferentes elementos y pesos, colocados sobre una corsa, utilizando el poderío de la raza bovina (vacas, toros y bueyes) en pruebas de fuerza y velocidad. Llama la atención que se refieren a “raza bovina” sin especificar nada más.

4

Existen diferentes tipos de eventos en los que se hace espectáculo de esta actividad: pruebas, competiciones y exhibiciones. Incluso existe una modalidad para los más jóvenes (categoría infantil), que entendemos sirve para intentar perpetuar este tipo de manifestaciones que se desarrollan con cierta asiduidad en algunas de las islas de este Archipiélago, aprovechando, en muchas ocasiones, ferias de ganado, romerías, y fiestas populares. También existe una categoría femenina; tanto en ésta como en la infantil, el peso a arrastrar por los animales es de 100, 300, 400 y 500 kilos.

5

6.png

Las pruebas se realizan en un espacio que tiene un perímetro de 50 metros de largo por 12 metros de ancho. En el rectángulo se marca con cal una línea de salida y de llegada, que son coincidentes. A partir del punto medio de salida-llegada se marca otra línea perpendicular a ella, que tendrá una distancia de 35 metros, al final de la cual se colocará una señal sobre la que la yunta (pareja de animales) girará para seguir desplazando el peso hasta llegar a la línea de partida y así completar el recorrido total de 70 metros (35 de ida y 35 de vuelta). La superficie ideal para el desarrollo del arrastre es de tierra, aunque se puede autorizar otro tipo de terreno como el cemento o el asfalto. Hay competiciones que se realizan sobre ese tipo de superficies.

7

En todas las pruebas existe un equipo de megafonía que se ocupa, a través de un locutor, de llamar a los participantes y de explicar al público las incidencias habidas y el desarrollo de las mismas. Entendemos, por las finas características auditivas de los bovinos (alcanzan frecuencias de 8.000 Hz), perfectamente documentadas en algunos estudios científicos, que este tipo de estímulos resultan sumamente desagradables para ellos, a los que debemos añadir los propios de cualquier evento festivo con presencia de público.

Se denomina yunta al emparejamiento de dos animales de raza bovina, preferentemente ganado autóctono de Canarias y del mismo sexo. El emparejamiento se hará por alguno de los métodos tradicionales de cada isla: en La Palma a través de la canga, y en el resto de las islas a través del yugo. La corsa va unida al yugo o a la canga mediante una cadena que debe pasar entre los dos animales, quedando las cuatro patas de cada uno de ellos a ambos lados de la misma. Hemos podido constatar cómo, en ocasiones, esta cadena roza con los corvejones de los animales haciendo que tropiecen, e incluso deja la separación entre sus extremidades, impidiendo la normal locomoción, al desplazarse por debajo del abdomen de alguno de los que forman la yunta.

8.png

La corsa viene a pesar unos 200 kilos (?), que hay que sumar por tanto a la carga que se deposita sobre ella y al índice de rozamiento en la superficie sobre la que se arrastra, para poder hacernos idea de la exigencia física que se les pide a estos bovinos. El yugo o la canga son los artefactos adaptados al cuello de la yunta para ejercer sobre él la fuerza de los animales, y que sin duda provoca un intenso agobio en ellos, y más en las circunstancias en las que se ven abocados a portarlo.

9.png

Se considera un deporte de media intensidad (?) para el “guayero” o “boyero” y de alta intensidad para vacas y toros.

Las categorías se establecen según el desarrollo corporal de los animales, y de sus capacidades de esfuerzo y de tiro. Existen cuatro categorías para vacas (primera, segunda, tercera y especial), y cuatro para toros (primera, segunda, tercera y especial), y en función de cada una de ellas se establecen los kilos de peso que deben arrastrar a la carrera:

VACAS

  • Tercera: 6 sacos de 100 kg = 600 kilos.
  • Segunda: 7 sacos de 100 kg = 700 kilos.
  • Primera: 8 sacos de 100 kg = 800 kilos.
  • Especial: 11 sacos de 100 kilos = 1.100 kilos.

TOROS

  • Tercera: 8 sacos de 100 kilos = 800 kilos.
  • Segunda: 9 sacos de 100 kilos = 900 kilos.
  • Primera: 11 sacos de 100 kilos = 1.100 kilos.
  • Especial: 15 sacos de 100 kilos = 1.500 kilos.

En las exhibiciones el peso será de 100 kilos menos en cada una de las categorías.

Las razones por las que el Gobierno Canario justifica esta actividad se basan en algo que ya hemos oído con relativa frecuencia en otras manifestaciones en las que los animales son los invitados a no divertirse, es decir: la recuperación de una tradición muy arraigada (no es cierto como veremos más adelante), y el fomento y crianza del ganado de Raza Canaria y de Raza Palmera; razas cuyos caracteres productivos como carne y leche parece ser que ya no son tenidos demasiado en cuenta al existir otras de mayor rendimiento. Su aptitud para el trabajo en el campo o el traslado de diversos materiales también han quedado prácticamente en desuso hace años con la aparición de máquinas y vehículos para desarrollar determinadas labores relacionadas con la agricultura y el transporte.

Las pruebas se realizan contra reloj y tienen una duración de 3 minutos para que los animales hagan todo el recorrido, salvo en las categorías especiales de vacas y toros (1.100 kilos y 1.500 kilos de peso de arrastre, respectivamente), que será de 5 minutos. La yunta ganadora será aquella que realice el recorrido, los 70 metros, en el menor tiempo posible.

Tras recorrer los primeros 35 metros, las yuntas tienen que girar para coger la dirección contraria y recorrer los otros 35 metros que las separan de la línea de meta. En el caso en que, durante el giro, algún animal o la propia corsa (el remolque en el que van los sacos de arena), choque con la marca de giro y la desplace, se parará el cronómetro y se dará un minuto con el fin, dicen, de que los animales descansen para repetir la prueba, aunque en realidad es para volverlos a colocar, remodelar el circuito, y retomar la competición.

13.png

El reglamento especifica que los animales participantes deben estar exentos de enfermedades objeto de la última campaña de saneamiento realizada por el organismo competente en la materia. También especifica que se castigará o sancionará a cualquier participante que “infrinja” (sic del reglamento, que debería decir “inflija”) castigo a los animales e incluso podrá ser descalificado de esa prueba o del total del concurso de arrastre, y que los jueces de la competición levantarán acta de estas circunstancias.

El único utensilio que se permite es una vara de madera sin aguijón para “llamar” o conducir a las yuntas. Con la vara se golpea de forma suave en el yugo, en la parte anterior de los animales, o simplemente se les enseña. Desconocemos cómo se usa esta vara para enseñar a estos animales y en los entrenamientos a los que son sometidos para su preparación. No hemos encontrado imágenes o vídeos al respecto, pero sí sabemos, por estudios de comportamiento en bovinos, que cualquier experiencia previa que haya resultado aversiva para ellos y les haya provocado miedo y dolor, lejos de llevarles a acostumbrarse con su repetición, les conduce a padecer aún más cada vez que la viven.

14

Para la elaboración de este informe hemos visionado numerosos vídeos y fotos de este “deporte” de los que dejamos constancia al final del documento, a través de diversos enlaces y de un álbum.

 

Acerca del doping y las apuestas ilegales

No hemos encontrado noticias referentes al doping de estos animales, como sí vimos cuando elaboramos el informe de Euskadi, pero es curioso que el reglamento canario dedique una buena parte de él a hablar de este tema.

En su Título VI, el Reglamento habla de “promoción, incitación o consumo de sustancias prohibidas y utilización de métodos prohibidos y cualquier acción u omisión que impida el control de aquellos”. Se considera infracción muy grave la promoción, la incitación al consumo o el consumo de sustancias prohibidas, y añade que la Federación elaborará un listado de las mismas (que no hemos encontrado), estableciendo procedimientos de control con recogidas de muestras y/o análisis pertinentes. El procedimiento y la resolución de los expedientes sobre este tema se comunicará a la Dirección General de Deportes de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. Además, apunta, que la Federación, al inicio de la temporada, hará un listado de las competiciones existentes en cada una de las islas con el número de controles a realizar en cada una de ellas, que enviará a un notario para que efectúe el sorteo de los animales en los que se llevará a cabo. Se procurará, dice, que en cada prueba haya uno y se realizará a una yunta de cada una de las categorías. Del mismo modo se establecerán controles sorpresa y se seleccionarán los animales que deben pasarlos en razón a un sorteo previo. Desconocemos si estos documentos existen y si se publican en algún medio de comunicación oficial.

Tampoco hemos podido recabar información sobre la existencia de apuestas ilegales en este tipo de competiciones pero, dado que sabemos que muy probablemente se den, instamos al Gobierno Canario a que inicie las investigaciones y los controles oportunos. Ya en el año 2009 se hablaba de esta cuestión: … “De esta manera, y salvo casos puntuales, esta práctica en su sentido deportivo se mantuvo en ámbitos muy cerrados y casi exclusivamente ganaderos, basada en apuestas privadas y competiciones o en ferias y concursos de ganado que muchas veces pretendían mostrar las excelencias del ganado de trabajo con vistas a su venta, hasta que en los años 80 se incorporó a la dinámica de los juegos y deportes tradicionales”.

 

Sobre la conservación de las razas bovinas Canaria y Palmera

Como hemos comentado, una de las razones que se apuntan para mantener y justificar esta actividad, es la conservación de dos razas bovinas que se consideran autóctonas se estas islas, la Raza Canaria y la Raza Palmera.

La Raza Canaria procede de las razas españolas Rubia Gallega, Asturiana de los Valles y de las Montañas, Leonesa, Pirenaica, y Retinta, de la Jersey inglesa y de razas portuguesas, y después de varios siglos de cruces se pudo considerar como raza autóctona desde, dicen, 1944. En la actualidad se reconoce que hay muchos mestizajes, es decir, animales que no cumplen el estándar propio de la raza.

La Palmera parece descender con seguridad de la Rubia Gallega y también se afirma que no siempre son animales genéticamente “puros”.

Consultando los datos estadísticos del Ministerio de Agricultura de los últimos años, vemos que ambas razas están calificadas como “en peligro de extinción”. La Palmera se considera actualmente en “expansión” y la Canaria en “recesión”. De hecho, parece existir cierto control genético que se recoge en las fichas de estas razas por parte de este ministerio, aunque los datos de unos años a otros son bastante dispares, en ocasiones, demasiado, lo que resulta como poco, extraño. Invitamos a los organismos responsables a que entren en la página web del Ministerio de Agricultura y lo comprueben.

Ya en mayo del año 2003 se promulgó una Orden (BOC número 1005 de 4 de junio de 2003) que reglamenta, de forma específica, el Libro Genealógico de la Raza Bovina Canaria. Sobre esto, llaman la atención algunos datos que nos ofrece el Ministerio de Agricultura:

Durante los años 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016, el número de análisis de marcadores genéticos para filiación, el número de controles de filiación realizados, y el número total de animales activos en el Libro Genealógico fueron de 0 para todos los apartados mencionados. Curiosamente es en 2017, 14 años después de reglamentarse el Libro Genealógico de la Raza Bovina Canaria, cuando aparecen 380 análisis de marcadores genéticos para filiación, y 380 animales activos en el Libro Genealógico de esta raza.

Además, existe una Orden de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, del año 2014, reglamentando los libros genealógicos de razas autóctonas canarias de las especies ovina, caprina, bovina (Canaria y Palmera), porcina y asnal, así como, un Real Decreto del año 2008 para la coordinación del programa de conservación, mejora, y fomento de razas ganaderas. Entre las organizaciones y asociaciones que figuran como representantes del sector en este Real Decreto, está la Asociación Canaria de Arrastre, es decir, se considera de manera implícita que estas razas bovinas pueden ser empleadas en estas competiciones justificando de alguna manera su existencia en base a las mismas. Resulta curioso que animales que no tienen atribuida por naturaleza esa aptitud, ni actitud, se vean abocados a subsistir en base a ella, la de tirar de una corsa cargada con pesos, para diversión de un grupo minoritario de los pobladores de las islas, actividad  que además se subvenciona con dinero público.

En este vídeo podemos escuchar unas declaraciones muy interesantes por parte de una veterinaria cuando habla del Libro Genealógico de la Raza Canaria, también llamada “Basta” o “Criolla”, ya que apunta: “a través del Libro Genealógico se puede dirigir la raza hacia el sitio que se quiera, es decir, aptitud de arrastre o de tiro o de leche, depende… En el caso del Libro Genealógico, los ganaderos optaron por reforzar todo lo que se refiriera al tiro (arrastre) y la leche…” Intuimos, por tanto, que son los ganaderos y no el Gobierno Canario los que deciden para qué crían estos animales, y sospechamos que prevalece el uso más inapropiado, muy alejado de sus características etológicas: el del arrastre de pesos por diversión, entretenimiento, y negocio. Apunta esta veterinaria, que “los registros del Libro Genealógico eran llevados, hasta el 2010, por el Gobierno Canario, año en el que pasaron a ser gestionados por la Asociación Nacional de Ganaderos”.

De hecho y como se puede ver en este trabajo publicado en el año 2012, la ACA (Asociación Canaria de Arrastre de Gran Canaria y Tenerife), reconoce que el 63,16% de los ganaderos de las dos islas mantienen la Raza Canaria para participar en fiestas locales y/o arrastres, y solamente el 36,84% restante lo hace para la producción de leche. Los datos parciales para cada una de estas islas son:

Gran Canaria:

  • Uso para fiestas locales y arrastres: 37,32%
  • Uso para producción de leche: 62,68%

Tenerife:

  • Uso para fiestas locales y arrastres: 85,36%
  • Uso para producción de leche: 14,64%.

Además, de los ganaderos cuya principal opción es la de criar la Raza Canaria para la producción de leche, un 32% de ellos también participa en las fiestas locales y/o arrastre con sus animales.

Con respecto a ambas  razas Canaria y Palmera, se apunta que sus caracteres de productividad son de carne, leche y otros (trabajo, deporte). De hecho, la carne de vacuno palmero puede usar el sello 100% raza autóctona desde el año 2017 a través del Plan de Desarrollo del Programa Nacional de conservación, mejora y fomento de las razas ganaderas.

En cuanto a la raza Canaria, en este enlace se puede consultar el histórico desde 2012 a 2017, constatando  la evolución de cada año cambiando la “fecha de censo”. Para el año 2017:

  • Total reproductores hembras: 559 (57 menos que 2012).
  • Total reproductores machos: 137 (1 menos que en 2012).
  • Total animales hembras: 625 (264 menos que en 2012).
  • Total animales machos: 191 (112 menos que en 2012).
  • Total animales: 816 (385 menos que en 2012).
  • Número de ganaderías: 210 (91 menos que en 2012).
  • Tamaño medio de las ganaderías: 3,88 animales.
  • Número de hembras que han parido en pureza en el año: 71 (85 menos que en 2012)
  • Número de nacimientos: 72 (112 menos que en 2012)

Mientras que en el año 2012:

  • Total reproductores hembras: 616
  • Total reproductores machos: 138
  • Total animales hembras: 898
  • Total animales machos: 303
  • Total animales: 1.201
  • Número de ganaderías: 301
  • Tamaño medio de ganaderías: 3,99
  • Número de hembras que han parido en pureza en el año: 156
  • Número de nacimientos en el año: 184.

 

Como se puede ver, a pesar de los programas que se han puesto en marcha en los últimos años para su protección, la raza y su conservación han empeorado. Los números que nos ofrecían en el año 2012 eran mejores.

En el caso de la raza Palmera, este es el enlace en el que se puede ver el histórico de la raza cambiando el año.

Año 2017:

  • Total reproductores hembras: 201 (46 menos que en 2012)
  • Total reproductores machos: 48 (16 más que en 2012)
  • Total animales hembras: 387 (99 más que en 2012)
  • Total animales machos: 211 (141 más que en 2012)
  • Total animales: 598 (240 más que en 2012)
  • Número de ganaderías: 47 (7 menos que en 2012)
  • Tamaño medio de las ganaderías: 12,72
  • Número de hembras que han parido en pureza en el año: 85 (6 más que en 2012)
  • Número de nacimientos en el año: 86 (3 más que en 2012).

En el año 2012 la raza se consideraba que estaba en expansión como se apunta también en los datos de 2017.

  • Total reproductoras hembras: 247
  • Total reproductores machos: 32
  • Total hembras: 288
  • Total machos: 70
  • Total animales: 358
  • Número de ganaderías: 54
  • Tamaño medio de las ganaderías: 6,63
  • Número de hembras que han parido en pureza en el último año: 79.
  • Número de nacimientos: 83

Una simple lectura de las comparativas 2012-2017 evidencia que los datos no han mejorado y resulta aún más curioso que la Raza Canaria, que está en recesión, ofrezca, en general, mejores datos que la raza Palmera, que está en expansión. Con respecto a ésta, la Palmera, veremos que en 2017 los datos son muchísimo peores que en 2013, aunque los de 2012 mejoren la estadística.

¿A qué se deben estas espectaculares variaciones en tan cortos periodos de tiempo? Nos gustaría saber cuántos son actualmente (ya hemos ofrecido datos del año 2012 respecto a la Raza Canaria), los ejemplares de una y otra raza que se crían prioritariamente para su uso en los concursos de tiro, porque quizás, de esta manera, encontraríamos explicación a las diferencias que establecen entre ambas. ¿Es posible que algunos ganaderos estén dedicándose única y exclusivamente a criar y entrenar animales para competiciones en base a las subvenciones y apuestas (?) que existen para esta actividad? Estaría bien que el Gobierno Canario, los Cabildos y los ayuntamientos, que son los que aportan las ayudas, ofrecieran estos datos para justificar lo que justifican. Deberían ofrecer un análisis estadístico actualizado sobre los usos que se dan a los animales de ambas razas.

La realidad es que, en el año 2010, a través de una encuesta, se demostró que tan solo el 28,9% de los criadores de la Raza Canaria reconocían que esta actividad era su principal fuente de ingresos.

Por lo que respecta a la Raza Palmera, todos los animales se inscriben en el momento del nacimiento, pero su inscripción definitiva se produce en los machos a los 14 meses y en las hembras a los 24 meses, que es cuando se considera que se puede certificar que cumplen con el estándar racial. Éstas, las hembras, permanecen en un registro auxiliar hasta que cumplen los 2 años, que es cuando pasarán o no al definitivo.

 

¿Es el arrastre una tradición en Canarias?

Otra de las justificaciones que se utilizan para seguir manteniendo este tipo de “deporte” es la tradición y, como vamos a ver, esto tampoco es rigurosamente cierto por la información que hemos recabado de algunas páginas en internet.

18

Pedro Socorro, cronista de las Islas Canarias, nos dice que este tipo de actividad, el arrastre de pesos con bovinos, se realiza, principalmente, en Euskadi, sur de Francia, Cantabria, Navarra, norte de Castilla y León, y Asturias. En cada CCAA tiene sus peculiaridades.

En el caso concreto de Canarias, este tipo de animales no existían en las Islas antes de la conquista (siglo XV). Los bueyes, los toros, y las vacas, debieron acompañar a los conquistadores y fueron utilizados para las siembras y las labores de trasladar piedras y maderas para la construcción de viviendas y otro tipo de infraestructuras. Los animales de tiro se han utilizado también en las Islas para arar.

Los habitantes de Canarias empezaron a utilizar una especie de trineo de madera que se denominaba corsa, que se arrastraba por el suelo tirado por una yunta de bueyes cargado de leña y piedra en aquellos lugares en los que el acceso con carros era complicado. El primer testimonio sobre el uso de la corsa es del año 1602. Este tipo de transporte se usó hasta el último tercio del siglo XIX y principios del siglo XX, salvo en algunas zonas en las que, por el lamentable estado de los caminos, se siguieron utilizando hasta bien entrado el siglo pasado. En La Palma también se utilizaron para trasladar personas siguiendo la tradición de los portugueses que vivían en la Isla.

El primitivismo de este tipo de usos que se dieron a los animales fue quedando atrás y en ciertas ocasiones, en ferias o en fiestas, los ganaderos hacían exhibiciones de ganados tirando de la corsa con una gran piedra cuyo peso oscilaba entre 1.500 y 2.000 kilos. Así surgió, dicen, la modalidad festiva del arrastre en los últimos años del siglo XIX. También sabemos que hasta más o menos 1960 este tipo de tiro servía para trasladar campanas, motores, tubos, bombas etc.

En algunos lugares, y de forma esporádica, el trabajo diario de estos animales se convirtió en competición entre los mismos arrieros o boyeros, que desaparecieron para siempre, y que revivieron en unos pocos lugares en la década de los 70-80 del siglo pasado. Es por tanto incierto que el arrastre, tal y como hoy se conoce, sea una consecuencia de una tradición ancestral.

19

20

Subvenciones que recibe esta actividad

Estos son los datos que hemos podido recabar y que figuran de forma pública en internet:

El Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Deportes, destina más de 1 millón de euros (1.020.600 euros) para potenciar los deportes autóctonos y tradicionales. En la noticia no se hace referencia al arrastre.

En noviembre de 2016, la prensa se hacía eco de una subvención de 85.000 euros de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, a través de la Dirección General de Ganadería, a la Federación de Arrastre Canario para la realización y organización de concursos de arrastre, en concreto tres, con fondos propios de la CCAA.

En octubre de 2017, la prensa se hace eco de una ayuda de 30.000 euros del Cabildo de Gran Canaria a los ganaderos de la Isla destinados a sufragar los gastos corrientes de las explotaciones que tengan vacas canarias de más de un año de edad, que cada vez están más presentes en los concursos de arrastre.

En octubre de 2016 se aprueba por parte de la Dirección General de Ganadería una partida de 135.000 euros para el fomento de razas autóctonas. Entre las asociaciones que percibirán parte de dicha subvención figura la Federación Canaria de Arrastre.

En el Boletín Oficial de Canarias número 90 de 11 de mayo de 2016, figura un programa presupuestario de 689.500 euros para Federaciones Deportivas Canarias, sin especificar cuáles y en qué cuantía serán las receptoras.

Cabildo de Tenerife. Subvenciones y Cuotas de Participación, año 2018. Partida 18-0741-3411-44908. Concepto: Pruebas de Arrastre. Receptor: Federación de Arrastre Canaria. Importe 20.000 euros.

Convenio de colaboración publicitaria entre Gestión del Medio Rural Canarias (GMR). SAU y la Federación Canaria de Arrastre para el apoyo de actos de arrastre del ganado que se celebren en Canarias durante 2017. 18.000 euros pagaderos en tres plazos de 6.000 euros. Convenio semestral y prorrogable.

Cabildo de Gran Canaria. Plan Estratégico de Subvenciones 2018.

  • Fomento de raza bovina autóctona: 30.000 euros.
  • Subvención para la feria (transporte de animales): 40.000 euros.
  • Para ferias de ganado (asociaciones ganaderas): 17.000 euros.
  • Asociación de bovino canario para la valoración de animales: 4.000 euros.
  • Línea de subvención para las asociaciones del deporte autóctono de arrastre para la raza bovina canaria: 5.000 euros.
  • Para la legalización de explotaciones ganaderas: 100.000 euros. Curiosa partida presupuestaria.
  • Asociación Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria. Productos  alimentos ganado (sic): 25.000 euros.

Cabildo de La Palma:

  • Subvención club de arrastre La Canga. Liga Insular: 12.000 euros.
  • Subvenciones ferias ganaderas: 12.500 euros.
  • Convenio AVAPAL, Centro de Testaje: 25.000 euros.

Los traslados de las yuntas tienen subvención, que será determinada anualmente por la Federación de Arrastre Canario, mientras que los premios y las dietas estarán en función del presupuesto estimado para concurso por parte del organismo anteriormente citado. El coste de los concursos que se llevan a cabo a lo largo del año es de unos 330.000 euros y la inversión por isla difiere, pero el coste medio por concurso es de 7.800 euros. Cada municipio en el que se realizan este tipo de eventos suele aportar 1.800 euros. Los ayuntamientos proporcionan el espacio en el que se realiza la prueba, y el espacio en el que acoger a los camiones y desembarcar a los animales. Una vez descargados, los veterinarios irán comprobando la documentación y su estado físico. La preparación del terreno y el resto de infraestructuras también corresponden al municipio.

El Cabildo de Tenerife, a través de la empresa pública Ideco, y la Obra Social la Caixa han suscrito un convenio de colaboración para promocionar y fomentar los deportes autóctonos en la Isla. Concretamente, la entidad bancaria destina 100.000 euros para la celebración del XXV Concurso de Arrastre en la Isla de Tenerife Trofeo Gobierno de Canarias, Liga Insular Infantil de Arrastre de Ganado Trofeo Jacinto Báez, prueba regional del Día de Canarias, así como diferentes exhibiciones durante el presente año.

 

Sufrimiento de los animales en las pruebas de arrastre

Terminamos este informe con nuestra valoración de este tipo de demostraciones “deportivas” en cuanto al sufrimiento de los animales que en ellas participan, después de la observación de decenas de vídeos y de otros documentos gráficos.

Lo primero que queremos poner en evidencia es que todos estos bovinos, tanto machos como hembras, están anillados (“narigueras”), aunque, excepcionalmente, la anilla es sustituida por una cadena. Las narigueras o anillas se ponen en el tabique nasal del animal, entre las fosas nasales, alrededor de una pulgada de la punta de la nariz. Se colocan para provocar presión por ser esta área una de las más sensibles, utilizándose siempre para dirigir a un animal, a base de estímulos dolorosos, con el objetivo de someterle a la voluntad del que lo maneja. Solo se deberían implantar en toros que tengan un carácter irascible y resulten peligrosos en su manejo en determinado tipo de manipulaciones o reconocimientos justificados, y jamás para la conducción y sometimiento de estos bovinos en espectáculos como el Arrastre Canario, donde llama especialmente la atención su uso tratándose de animales que, por su carácter, son pacíficos y muy mansos. Es mediante el uso y abuso de este elemento como los boyeros consiguen que les obedezcan.

En la guía de prácticas correctas de higiene y ganadería , así como en otros documentos técnicos relacionados con la materia, se estipula que queda prohibido aplicar presión en los puntos especialmente sensibles del cuerpo de los animales de manera que se les pueda causar dolor o sufrimientos innecesarios. Además, queda prohibido atar a los animales por los cuernos, las argollas nasales o con las patas atadas. Como se puede ver en las fotos que acompañan este informe técnico es habitual tener atados por la argolla a estos animales, tanto en las ganaderías, como en las competiciones,  en las romerías y en las ferias de ganado.

Todas las operaciones durante las cuales el animal sufre o podría padecer dolores considerables, como es el anillado en casos excepcionales, deberán efectuarse con anestesia local o general por un veterinario. Nos gustaría saber quién realiza este tipo de prácticas en las ganaderías de las Islas, y si se controla por parte de los organismos responsables.

 

Resulta evidente, por los vídeos que hemos valorado, y por las fotos que hemos visto, que estas buenas prácticas, que deberían ser cumplidas de forma obligada, no lo son en este tipo de competiciones, ni antes, ni durante, ni después. Los animales son atados muy corto a través de la anilla, se les conduce tirando de ellas y durante la competición se les obliga, en la mayoría de las ocasiones, a hacer los giros, estirando de las cuerdas a las que están atadas, y manteniendo una alta tensión sobre el cordón que las une a la cabeza durante una parte de la carrera. También se abusa de los tirones en los casos de las yuntas que andan escasas de fuerzas, la mayoría, para intentar conseguir que hagan el recorrido completo, los 70 metros. Son numerosos los casos en los que estos animales se paran en algún momento del trayecto, incapaces de arrastrar el peso que se les ha asignado.

Preguntamos: ¿Justifican este tipo de competiciones el provocar dolor, que consideramos innecesario, en estos animales? Ésta es la demostración de que estos bovinos no van a estas competiciones a hacer deporte, ni a las romerías a divertirse, sino que su esfuerzo físico, que les provoca sufrimiento, es obligado.

Debemos apuntar nuevamente que estas dos razas bovinas son calificadas en las reseñas que sobre ellas hacen el Ministerio de Agricultura y el Gobierno Canario, y por las veterinarias, de buen temperamento, dóciles y de carácter muy manso. Además se apunta que su desarrollo muscular es de mediano a escaso, aunque sea su grupa la que realiza la mayor parte de la tracción. ¿Tiene sentido colocar anillas en el tabique nasal a unos animales que no son complicados en el manejo, salvo para, provocándoles dolor, hacerles entrar en la dinámica de la competición o en el arrastre de carros durante las fiestas?

34.png35.png

Podría parecer, a simple vista, que dado el tamaño de estos bovinos, su peso (Canaria: machos 900-1.000 kilos, hembras 600-800 kilos; Palmera: machos 700 kilos, hembras 600 kilos) y su morfología, deberían estar perfectamente adaptados para la realización de este tipo de esfuerzos físicos. Si bien es cierto que algunas yuntas parecen hacer los recorridos en tiempos muy cortos, otras tienen que desarrollar un enorme trabajo, que realizan con una importante dificultad, y que provocará en estos animales alteraciones musculares, metabólicas y endocrinas que deberían ser dignas de análisis y de estudio científico. Invitamos al Gobierno de Canarias a que tome nota de nuestra propuesta, y estamos dispuestos a protocolizar los parámetros sanguíneos que deberían ser medidos: CPK, LDH, AST, lactato, ACTH, cortisol, endorfinas, potasio, glucosa, pH en sangre y tejidos…

No hemos podido contar con imágenes de estos bovinos una vez que ha terminado la competición para hacer determinadas valoraciones desde el punto estrictamente veterinario y tampoco sabemos cómo es su recuperación. La realización de gasometrías en ellos con la medición, entre otros, de niveles de oxígeno y de dióxido de carbono, serviría para poder valorar las consecuencias a nivel de tejidos y sangre que provocan en ellos este tipo de eventos.

Las condiciones en las que son transportados creemos que incumplen las normativas europeas para este tipo de animales ya que los vehículos no están adaptados a la legislación, como tampoco lo deben estar los transportistas. Real Decreto 542/2016. BOE número 297. Invitamos al Gobierno de las Islas Canarias a que compruebe esta circunstancia.

Conclusiones

Consideramos que este tipo de competiciones, sin entrar en comparaciones con otro tipo de eventos similares en otras CCAA, son un ejercicio de maltrato animal, absolutamente injustificado como manera de preservar dos razas autóctonas bovinas, que de ninguna manera fueron creadas y seleccionadas para desarrollar este tipo de actividad.

Consideramos que cualquier actividad en la que se utilicen animales, sean los que sean, para diversión y entretenimiento, y ésta es una de ellas, no tienen cabida en la sociedad del siglo XXI con la simple aportación de los conocimientos científicos que tenemos sobre el bienestar y sufrimiento animal, y en cualquier caso creemos que no deberían recibir ningún tipo de subvención pública aquellos ganaderos que se dedican a criar estos animales para el desarrollo de competiciones, y tampoco debería recibirlas una Federación que fue creada para su promoción, difusión y mantenimiento, ni los clubes que se han creado alrededor de ellas.

41.png

42

Cualquier raza autóctona merece la protección del Estado y en cualquier caso de las CCAA en las que se crían, sin necesidad de recurrir a actividades de maltrato animal para su perpetuación, que es inaceptable desde nuestro punto de vista.

AVATMA apuesta por un cambio en algunas de las políticas implementadas por el Gobierno Canario en lo que respecta a las razas bovinas mencionadas, la Canaria y la Palmera, para que no se produzca su extinción, dejando constancia de que, las desarrolladas hasta ahora, como demuestran los datos estadísticos que hemos plasmado en este documento, altamente contradictorios, no han resultado efectivas.

43

Si las declaraciones hechas por el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, Narvay Quintero, en el año 2018, son ciertas, es evidente que la desaparición del uso de estos bovinos en competiciones de arrastre e incluso en romerías, no supondrá ningún quebranto económico para los ganaderos, y son innecesarias para la supervivencia de estas razas:

“Las explotaciones ganaderas de razas Canaria y Palmera, especializan su cabaña con animales exclusivamente para leche o para producción cárnica”, decía.

Sobre que las razas autóctonas tendrán un banco de germoplasma a partir de 2018, vemos que en las estadísticas del Ministerio de Agricultura, y en lo que respecta a la Raza Palmera, este tipo de banco existió en 2014 y 2015, y no en 2012, 2016 y 2017, y para la Raza Canaria, solo se menciona en el año 2014. Creemos que esto también merecería una explicación.

Una excelente iniciativa para la desaparición de este tipo de actividad, es la que ha puesto en marcha el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, renunciando a la organización del arrastre del Día de Canarias, por la estricta aplicación de su Ordenanza municipal reguladora de la Protección y Tenencia de animales.

Enlaces a las entrevistas de radio que le han hecho a nuestro presidente:

Radio ECCA.

RTVC. (Minuto 34:35)

Onda Cero (Casi al principio del audio)

Repercusiones en prensa:

El Digital de Canarias.

RTVC

La Opinión.

La imagen puede contener: una persona

VÍDEOS:

Álbum fotográfico. Competiciones. Exhibiciones. Ferias de ganado. Romerías. Explotaciones de las razas Canaria y Palmera.

Fotos tomadas en Gáldar, municipio de Las Palmas, durante una feria de ganado. Aquí no hay anillas, sino alambres. Maltrato animal.

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y caballo

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Informe elaborado por:

Captura de pantalla 2018-07-14 a las 16.46.47

Descargar, Arrastre Canario Informe AVATMA

 

prohibido