AVATMA lleva el maltrato animal en mataderos y la tauromaquia a debate al Parlamento Europeo

  • Tres veterinarias españolas, Virginia Iniesta Orozco (Vicepresidenta de AVATMA), Anabel Marín García (vocal de AVATMA en Andalucía), y Lina Sáez de Antoni (Secretaria de AVATMA),  hemos presentado un informe sobre la matanza de animales sin aturdimiento previo.
  • Este tipo de sacrificios, respaldados por ciertos ritos religiosos o tradiciones culturales, constituyen excepciones a las leyes europeas sobre bienestar animal.
  • El Intergroup on the Welfare and Coservation of Animals y 19 eurodiputados de diferentes grupos políticos han manifestado su total acuerdo con nosotros en que las prácticas de sacrificio sin aturdimiento previo son inaceptables en cualquier circunstancia, y han manifestado que dedicarán máximos esfuerzos para que no exista ninguna excepción a las normas europeas; así se lo trasladarán a la Comisión Europea.

 

Este jueves 15 de marzo, el eurodiputado de EQUO en Los Verdes/ALE, Florent Marcellesi, nos ha invitado a la sesión del Intergroup on the Welfare and Coservation of Animals del Parlamento Europeo,  para presentar nuestro informe “Sacrificios sin aturdimiento previo; excepciones a la legislación europea sobre bienestar animal”, apoyado por las organizaciones Compassion in World Farming, The Caring Vets de Holanda, la TVT (Asociación Alemana de Veterinarios para el Bienestar Animal) y las organizaciones españolas ANDA y FAADA.

“La protección y el bienestar de los animales debería estar siempre por encima de cualquier consideración cultural, artística o económica. Hoy sacrificar a animales sin aturdimiento previo, sea en mataderos o después de una lidia de toro, es un sufrimiento inútil y científicamente injustificado e inaceptable. Por ello, al igual que muchos otros países como Suecia, Dinamarca o Suiza, es fundamental  terminar con esta anomalía y excepción legislativa, y que se prohíba en toda Europa y en España. Existen alternativas para que el bienestar animal sea una regla generalizada,” ha dicho Florent Marcellesi.

Por su parte, nuestra representante, Virginia Iniesta ha declarado:

La legislación de la Unión Europea determina que todos los animales que sean sacrificados para consumo deben ser previamente aturdidos, es decir, deben estar inconscientes en el momento en que se les provoque la muerte, a fin de evitarles sufrimiento. Sin embargo, existen excepciones legales a esta normativa que suponen un enorme padecimiento para los animales, como los ritos religiosos musulmán  (halal) y judío (kosher), así como la matanza de bovinos tras su lidia en las plazas de toros.

 Aunque varios países europeos ya han hecho efectiva la prohibición de sacrificar animales para consumo sin aturdimiento previo, en otros países como España, ésta práctica se está convirtiendo en una regla generalizada, debido a los intereses industriales y comerciales del sector cárnico. Así, esta singularidad prevista para unas minorías religiosas se ha transformado en un abuso cada vez más aplicado en los mataderos que los consumidores desconocen, ya que la legislación no obliga a informar en el etiquetado sobre el modo de sacrificio de los animales,”.

 

La organización ha querido señalar también los más de 5.000 bovinos que son sacrificados cada año en las plazas de toros de España y el sur de Francia, donde se produce una doble excepcionalidad, ya que se les da muerte fuera del matadero y ésta se le provoca sin aturdimiento previo, tras un intenso sufrimiento por las profundas heridas, significativas hemorragias y prolongada agonía. Virginia Iniesta ha puesto de manifiesto que en España se está tratando de blindar la tauromaquia, una actividad solo apoyada por un porcentaje minoritario de la población y que está sobreviviendo económicamente gracias a cuantiosas aportaciones de dinero público, parte de las cuales provienen de Unión Europea a través de las ayudas a la ganadería de la Política Agrícola Común.

Por ello desde esta asociación consideramos fundamental que la Unión Europea se involucre y tome partido para frenar esta cruel tradición.


Conferencia completa

 


Presentamos un resumen del informe titulado “Sacrificio de animales sin aturdimiento previo. Excepciones a la legislación europea sobre bienestar animal”, realizado por AVATMA y apoyado por Compassion in World Farming, The Caring Vets, la Asociación Alemana TVT de Veterinarios para el Bienestar Animal y las organizaciones españolas ANDA y FAADA.

Diapositiva01

La legislación de la Unión Europea determina que todos los animales que sean sacrificados para consumo deben ser previamente aturdidos, es decir, deben estar inconscientes en el momento en que se les provoque la muerte, a fin de evitarles sufrimiento. Sin embargo, existen excepciones legales a esta normativa, respaldadas por tradiciones o ritos religiosos de distintos colectivos de población, que suponen un enorme padecimiento para los animales. Además, algunos de los productos obtenidos de esos sacrificios pasan a la cadena de consumo sin ser debidamente etiquetados, por lo que los ciudadanos carecen de libre elección para rechazarlos por motivos éticos.

Diapositiva02

La primera norma relativa al aturdimiento obligatorio de los animales antes del sacrificio reconoció la posibilidad de otorgar ciertas derogaciones en determinados casos, relacionadas fundamentalmente con ritos religiosos, sacrificio de emergencia o sacrificio del ganadero para autoconsumo. La normativa vigente en la materia desde 2013 sigue manteniendo la excepción para dichos ritos religiosos.

Diapositiva03

El método de sacrificio general utilizado en matadero es, una vez aturdido el animal, degollarlo cortando los vasos sanguíneos de ambas partes del cuello con un único corte sin dañar la espina dorsal.

Algunas religiones como la judía o la musulmana  exigen que los animales, en el momento de su sacrificio, estén en perfecto estado de salud; según ese principio, un animal aturdido podría ser considerado “enfermo” en base a algunas interpretaciones de la norma, y ello tiene como consecuencia que se eluda el aturdimiento previo del animal que van a sacrificar.

Por otra parte, diferentes corrientes de pensamiento dentro de los grupos religiosos indican que no hay prescripciones específicas en los textos sagrados respecto a la prohibición del aturdimiento previo al sacrificio, y consideran que el animal aturdido es perfectamente aceptable, pues se cumple la condición de que el animal no muere antes del sangrado. En este sentido, la Liga Musulmana Mundial ha hecho saber desde 1986 que el aturdido del animal por electronarcosis previo al sacrificio no produce ningún problema ni objeción de tipo religioso.

Diapositiva04

Al seccionar los vasos principales, la consciencia se pierde de forma gradual, pero durante este proceso el animal sin aturdir puede sentir ansiedad, dolor y estrés.

Si el corte se realiza de forma eficaz, el animal comenzará a perder la consciencia entre los 10-15 segundos siguientes, pero la ausencia de signos de vida debe seguir comprobándose hasta 30-40 segundos después en ovino y caprino y 2-2,5 minutos después en el caso de los bovinos.

Si el corte no se realiza adecuadamente y solo se seccionan las venas yugulares, el tiempo en perder la consciencia puede alargarse hasta casi 5 minutos. Si no se seccionan las dos carótidas a la vez habrá oclusión de las arterias seccionadas (aneurisma), algo frecuente en bovino, y también dolor durante y después del corte.

Diapositiva05

La Comisión Europea, en el marco de la estrategia 2012-2015 para la protección y el bienestar de los animales, incluyó entre sus medidas la realización de un “Estudio sobre la posibilidad de ofrecer a los consumidores información adecuada sobre el aturdimiento de los animales”.  Las conclusiones de dicho estudio indicaron que este etiquetado conllevaría “un alto riesgo de estigmatización de las comunidades religiosas, especialmente en el contexto político actual”, por lo que parece poco probable que la Comisión Europea presente una propuesta de legislación que obligue al etiquetado de la carne en el que se especifique si el animal del que proviene ha sido o no aturdido.

Diapositiva06

A nivel particular, varios países europeos ya han hecho efectiva la prohibición de sacrificar animales para consumo humano sin aturdimiento previo.

Sin embargo, en otros países, estos procedimientos, contemplados como excepciones por la normativa vigente, se están convirtiendo en una regla generalizada, debido a los intereses industriales y comerciales del sector cárnico.  En ese sentido:

  • La British Veterinary Association ha expresado su “grave preocupación” por el fuerte aumento en el número de animales sacrificados sin aturdimiento en el Reino Unido.
  • En España hay ya 180 mataderos autorizados para el sacrificio sin aturdimiento. Actualmente, casi la mitad de los terneros y corderos en Cataluña son sacrificados de esta manera.

Esta singularidad prevista para unas minorías religiosas se ha transformado en un abuso cada vez más aplicado en los mataderos que los consumidores desconocen, ya que la legislación no obliga a informar en el etiquetado sobre el modo de sacrificio de los animales.

Diapositiva07

El Artículo 3 del Reglamento 1099/2009 del Consejo dictamina que el sacrificio de los animales por ritos religiosos debe llevarse a cabo en un matadero.

Esta última premisa entra en conflicto con la fiesta tradicional musulmana del sacrificio que se celebra en las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla. En ellas se siguen sacrificando cada año más de 10.000 animales de las especies ovina y caprina, sin aturdimiento previo y fuera del matadero, bien en la vía pública o en recintos privados.

En esta celebración tradicional se causan graves sufrimientos a los animales, y se incumple la Ley española 32/2007 sobre la protección de los animales durante el sacrificio. Además, se cometen infracciones graves de las normas nacionales de higiene. Las autoridades son conscientes de este hecho, pero no están buscando una solución aceptable.

Diapositiva08

El cuerpo profesional europeo más importante que trabaja por la salud y el bienestar animal, la Federación de Veterinarios Europeos, emitió un posicionamiento en 2002 en el que dictaminó que las prácticas de sacrificio sin aturdimiento previo son inaceptables en cualquier circunstancia. La FVE añade que, mientras se contemple cualquier derogación al respecto, solo se debería permitir este método de sacrificio para aquellos animales que vayan a ser consumidos por los ciudadanos de comunidades que comulgan con dicha práctica, y todos los productos de su despiece obtenidos de esta manera deberían ser debidamente etiquetados.

Presentation AVATMA-2slaughter without stunning

Más de 5.000 bovinos son sacrificados cada año en las plazas de toros de España y el sur de Francia.

No solo se produce una excepción legal en el momento del sacrificio de estos animales; además, durante su transporte desde la ganadería hasta la plaza de toros se incumple claramente la legislación europea de bienestar durante el transporte, tal y como describimos en AVATMA en este documento.

A lo largo de la corrida, la acción de varios instrumentos de tortura causa a los animales profundas heridas, significativas hemorragias, intenso sufrimiento y una muerte dolorosa:

  • La Divisa: es un arpón de 8 cm que es insertado en el cuello
  • La Puya: es una especie de lanza que destruye músculos, tendones, ligamentos, estructuras nerviosas y óseas, y le hace perder al animal una importante cantidad de sangre
  • Las Banderillas: son 6 arpones de 6 cm que causan más dolor y pérdida de sangre en la zona previamente lesionada por las puyas
  • El Estoque: es una espada que perfora el tórax del animal y causa una lenta asfixia por hemorragia interna
  • El Descabello: secciona la médula espinal y deja al animal tetrapléjico, incapaz de moverse, aunque consciente.
  • La Puntilla es un cuchillo de 10 cm de largo que produce la muerte (no inmediata) del animal por asfixia estando consciente y provocando sufrimiento innecesario. La agonía puede durar más de 2 minutos. A menudo, el toro aún siente dolor cuando sus orejas son cortadas para darlas como trofeo al torero. La legislación española prohibió el uso de la puntilla en mataderos desde 1987, y su uso como método de sacrificio en mataderos no es tolerado por la Organización Mundial de Sanidad Animal desde el año 2006.

Presentation AVATMA-slaughter without stunning

Tras haber sido sometidos al sufrimiento de la lidia, los cadáveres de estos animales pasan a la cadena de consumo humano, a pesar de la fatiga, las lesiones, hemorragias, condiciones higiénicas de la plaza y la septicemia que provocan esas lesiones. Aunque esta carne, por sus características y peculiaridades, no puede llevar el marcado sanitario habitual de la Unión Europea, España puede comercializarla con un marcado sanitario diferente a fin de que pueda ser consumida.

Somos conscientes que la excepción de la tauromaquia está respaldada en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, y que el Reglamento 1099/2009 del Consejo no es aplicable a animales a los que se dé muerte durante manifestaciones culturales. Desde AVATMA estamos trabajando activamente para la abolición de este espectáculo, y también hemos intentado proponer cambios en las regulaciones españolas que eviten, en parte, el intenso sufrimiento de los bovinos en las corridas de toros. Sin embargo, el gobierno español está tratando de blindar una actividad que en realidad solo es apoyada por un porcentaje minoritario de la población y que está sobreviviendo económicamente gracias a cuantiosas aportaciones de dinero público, parte de las cuales provienen de Unión Europea a través de las ayudas a la ganadería de la Política Agrícola Común.

Nosotros pensamos que en pleno siglo XXI la Unión Europea debe involucrarse en este tema y tomar partido para frenar esta cruel tradición.

Diapositiva11

Consideramos inaceptable que en una sociedad avanzada como la europea existan aún excepciones legales que permitan el sufrimiento evitable de animales. El bienestar animal debería estar siempre por encima de cualquier consideración de carácter cultural, artístico o económico, y las tradiciones religiosas deben conciliarse con el bienestar animal de manera que los animales no sufran.

En el caso de las matanzas rituales de carácter religioso, los productos obtenidos deberían ser debidamente etiquetados, para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho a la libre elección, y no se vean obligados a consumir un producto por desconocimiento, al no disponer de información oficial de cómo fueron sacrificados esos animales.

Diapositiva12